El "tren de lavado" de dinero de las FARC pasa por Cuba, dice un investigador

Existen "serios indicios" sobre un "millonario movimiento" para lavar dinero de las ...

Colombia deporta a 102 venezolanos que carecían de documentación en regla

Las autoridades de Colombia deportaron a 102 ciudadanos venezolanos que se encontraban ...

Venezuela: Maduro convoca ejercicios militares para 'afinar la puntería' en días de postulación elec

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó para el próximo fin de semana ejercicios ...

¿Es la corrupción una amenaza a la seguridad internacional? Por Carlos Alberto Montaner

Así parece. Cada día que pasa se incrementa la lista de los ...

Petistas já discutem estratégias em caso de prisão de Lula

Enquanto torcem para que o Supremo Tribunal Federal (STF) conceda um habeas ...

‘Che’ Guevara, el mito desteñido PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 16 de Enero de 2018 06:37

Image result for ‘Che’ Guevara, muerto

Por Yoani Sánchez.-

Hace casi cuatro décadas, cuando aprendía el abecedario, me tocó decir mi primera consigna política, la misma que repiten todavía cada mañana miles de niños cubanos: “Pioneros por el comunismo, seremos como el Che”. Con la diferencia de que hoy la figura del guerrillero está muy cuestionada en muchas partes del mundo, menos en Cuba.

El hombre que posó para tantos fotógrafos, que quedó inmortalizado en un retrato con boina y mirada perdida, no está superando bien el juicio de la Historia. En estos tiempos, en que la violencia y la lucha armada son cada vez más reprobadas públicamente, emergen los detalles de sus desmanes y las víctimas de aquellos años comienzan, finalmente, a ser escuchadas.

Ernesto Guevara, el argentino que ha cautivado a cineastas, escritores y periodistas, no atraviesa un buen momento. Poco importa si su rostro sigue reproduciéndose en infinidad de camisetas, banderas o ceniceros en todo el planeta, porque su mito se destiñe en la medida en que se conoce más al personaje que realmente fue. La verdad sale a flote mientras él se hunde.

La voracidad de sus herederos, el inescrupuloso uso que han hecho sus propios compañeros de batalla y la frivolidad de los consumidores de reliquias ideológicas agregan ácido corrosivo a su leyenda

A este deterioro contribuye también la mercantilización sin medida que se ha apoderado de esa imagen con barba rala y ceño prominente. La voracidad material de sus herederos, el inescrupuloso uso que han hecho sus propios compañeros de batalla de su nombre y la frivolidad de los consumidores de reliquias ideológicas agregan ácido corrosivo a su leyenda.

El Che se ha convertido en un negocio, en un buen negocio para los nostálgicos que escriben libros sobre esas utopías que tanto faltan hoy. Son textos para endiosar a un hombre que hubiera perseguido a buena parte de sus actuales admiradores por llevar un piercing en la nariz, pelo largo o un residuo de marihuana en el bolsillo.

Como ironía de la vida, el culto guevariano se extiende entre gente que nunca hubiera podido encajar en el estricto molde que el argentino diseñó para el “hombre nuevo”. Ese individuo debía moverse por “el odio como factor de lucha” y saber convertirse en una “selectiva y fría máquina de matar” llegado el momento, según advirtió en su último mensaje público en 1967.

En qué pueden parecerse el Che y esos pacifistas, ecologistas o antisistemas que hoy lo veneran? ¿Cómo encajan quienes dicen querer mayores espacios de libertad para el ciudadano con un hombre que ayudó a someter a toda una sociedad a los designios de unos pocos? ¿En qué punto se conecta ese idealismo con un señor que quiso cambiar América Latina desde la mirilla de un fusil?

La temprana muerte de Guevara y el no haber envejecido en el poder no son elementos suficientes para sostener su leyenda. Los biógrafos complacientes que retocaron cada pasaje de su vida han contribuido a su endiosamiento, y también sus viejos compañeros de ruta necesitados de un “mártir” para el panteón de los revolucionarios, de un John Lennon sin guitarra o de un Jesús sin corona de espinas.

En octubre de 2016 la imagen adusta de Che Guevara que había señoreado por más de 30 años en la plaza principal de la Universidad Nacional de Bogotá, en Colombia, desapareció del muro del auditorio León de Greiff. El borrado de aquel rostro provocó una agria controversia entre los estudiantes y poco después el grupo de simpatizantes del argentino terminó por volver a pintar el mural.

El encontronazo puso en evidencia algo más que las diferencias ideológicas de los estudiantes: mostró el choque de dos tiempos. De un lado, un momento en que Guevara era visto como un libertador latinoamericano que, subido en su moto o empuñando su arma, representaba una figura quijotesca dispuesta a enfrentar los molinos imperialistas. Del otro, una época en que se ha llegado a comprobar el fracaso del modelo que el guerrillero quiso imponer.

No hay mentís más rotundo al hombre que en la Sierra Maestra alcanzó los grados de comandante que el rancio totalitarismo en que derivó la Revolución Cubana

 

No hay mentís más rotundo al hombre que en la Sierra Maestra alcanzó los grados de comandante que el rancio totalitarismo en que derivó la Revolución Cubana. Ningún golpe contra su imagen ha sido tan duro como la deriva prosoviética que tomó Fidel Castro tras la muerte del Che y las posteriores “concesiones” al mercado que debió hacer cuando el subsidio del Kremlin se acabó abruptamente.

El pasado año, justo cuando se cumplía medio siglo de la muerte de Guevara en Bolivia, la Fundación Internacional Bases, de corte liberal, comenzó una campaña de recolección de firmas en la plataforma Change.org para eliminar todos los monumentos y otros homenajes al Che en la ciudad de Rosario, donde nació. La ONG argentina lo llamó heredero del “legado asesino del comunismo”. Más de 20.000 personas han firmado la demanda.

A finales de diciembre pasado la polémica llegó hasta Francia cuando el Ayuntamiento parisiense, gobernado por la alcaldesa socialista de origen español Ana Hidalgo, albergó la exposición Le Che à Paris. Varios intelectuales y académicos firmaron una carta de protesta escrita por el periodista y exiliado cubano Jacobo Machover en la que exigían la retirada inmediata de la muestra.

El autor del libro La cara oculta del Che contó en su misiva varias de las facetas más escamoteadas en las historia oficial. Guevara “asistía a los fusilamientos” llevados a cabo tras juicios sumarios en el primer año de la Revolución y “los cubanos, que le temían, lo llamaron el carnicerito de La Cabaña”. En 1964, desde la tribuna de Naciones Unidas se vanaglorió de sus actos: “Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario”.

Hidalgo respondió con un mensaje en la red social Twitter que calentó aún más los ánimos y en el que aseguró que “la capital rinde homenaje a una figura de la revolución convertida en icono militante y romántico”. La alcaldesa parisiense cerró su trino con un emoticono en forma de puño cerrado, a la vieja usanza revolucionaria.

Con su gesto, Hidalgo se sumó a una de las más elaboradas campañas publicitarias surgida del laboratorio castrista, una en la que se distorsiona el pasado y se ensalza a Guevara, mientras se esconde la extensa crueldad que cabía en su persona.

Para varias generaciones de cubanos que hemos repetido desde muy temprana edad el compromiso de ser “como el Che”, todas estas polémicas vienen a ser como una sacudida. Las bofetadas que nos sacan del estado hipnótico que traen la ignorancia y el adoctrinamiento cuando se conjugan.

Sin embargo, el golpe más demoledor que he presenciado a la figura del llamado “guerrillero heroico” vino de un compatriota. En medio de una fiesta habanera un joven universitario se percató de que el invitado alemán estaba vestido con una de esas camisetas con la famosa instantánea que tomó el fotógrafo Alberto Korda.

"Igual te podrías poner una camiseta con el rostro de Charles Manson”, dijo el estudiante al turista, y la frase quedó flotando en el aire mientras la música parecía detenerse. Risas nerviosas y silencio. Nadie defendió a Che Guevara.

14 Y MEDIO

Última actualización el Sábado, 20 de Enero de 2018 18:28
 

Add comment


Security code
Refresh

LA LIBERTAD DE LA PATRIA.BASTA DE JUGAR

Indicado en la materia

Por Santiago Cardenas.- Hay que comenzar dando el ejemplo. Cero remesas.  De manera expedita, legal y estricta.Obligatoriamente. Toda vez que el instinto familiar es inefable e incontrolable, las  severas restricciones ...

De la Teología de la Liberación a la de

Indicado en la materia

Por FABIO RAFAEL FIALLO.-  Cuán amargo y frustrante debe de ser pasar la vida intentando cuadrar el círculo, pensando que la realidad habrá de corroborar nuestras más preciadas convicciones, comprobando luego qu...

La carta de un padre honrado

Indicado en la materia

Por FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ.-  Una carta abierta de tres sacerdotes católicos cubanos recorre la red. No es la primera vez que del clero, a título personal —ha aclarado la jerarquía—, alguien ejerce también su...

Revolución y suicidio

Indicado en la materia

Por FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ.-  El suicidio siempre será un golpe al corazón y el alma de los seres humanos. Una pregunta sin respuesta. Una incógnita cuyas causas son tan individuales como insondables. So...

E-mail a Raúl protestando por el "suicid

Indicado en la materia

Por Jorge Hernandez Fonseca.- Coño Raúl, mi hermano, como es que me has hecho esto con Fidelito! En el infierno me llegan noticias complicadas sobre el “suicidio” que le has ...

Cuba ante EUA, UE y Rusia

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En el actual contexto geopolítico la dictadura cubana tiene su tabla de salvación por partida doble. Esto da respiro al castrismo en el momento más crítico de lo...

Los cuatro retos del castrismo para 2018

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Tanto la situación social, como económica y material de Cuba y de Venezuela, por efecto de los métodos políticos dictatoriales, pudieran llegar a la explosión social y un...