Un buque cubano carga gasolina en Venezuela con destino a la Isla

El buque cubano Sandino está cargando gasolina en la refinería venezolana El ...

El viaje de López Obrador a Washington minuto a minuto: llegó a Atlanta para una escala de dos horas

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, abordó un avión comercial ...

Juan Guaidó repudió los dichos del ministro Vladimir Padrino: “No es usted quien decide quién accede

La Asamblea Nacional de Venezuela deploró este martes la “posición dictatorial” del ...

El gobernador de Florida advirtió que el número de casos de coronavirus en el estado podría ser 10 v

“Si hacemos 85 mil pruebas, entonces vamos a tener más casos que ...

Veja autoridades que se reuniram com Bolsonaro nos últimos dias, de acordo com a agenda oficial

O presidente Jair Bolsonaro, que anunciou nesta terça-feira (7) estar com o ...

Batalla de ideas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 04 de Enero de 2018 20:15

Por ARMANDO CHAGUACEDA.- 

El 2018 será un año de retos para el mundo y, en particular, para América Latina. La corrupción de Odebrecht y los Papeles de Panamá, los muertos del crimen organizado y la violencia de Estado, la desigualdad (mal) oculta en el oropel del consumismo, las elecciones que apuntan al cambio —con riesgo populista— son noticia común en varios países de la región.

Es probable que la ola autocratizante, en plena expansión global, se consolide en la zona. Que MaduroEvo —discípulos de Castro— avancen en la supresión de derechos e instituciones, pese a resistencias locales y condenas internacionales. Que, como espejo, las derechas continentales acudan al fraude y la represión para impedir, simultáneamente, el ascenso electoral de los democratizadores nativos y de los agentes bolivarianos. Que TrumpPutinXi Jinping conviertan nuestros mares, tratados comerciales y el ciberespacio en zona de disputa para sus agendas geopolíticas.

Frente a semejante panorama, defender la democracia real —liberal, republicana, social— y los Derechos Humanos —todos y para todos— son la única agenda compatible con la condición intelectual forjada durante dos siglos en Latinoamérica. Eso supone tener claro que a los desafíos actuales —de democracias precarias con deudas enormes en todos los órdenes de la convivencia colectiva— pueden sumársele en brevísimo tiempo otros radicalmente superiores, en la forma de viejas y nuevas tiranías, para los que hay que estar preparados, mientras libramos las contiendas del presente, desde ya.

Que los columnistas de publicaciones como la mexicana Proceso,  la colombiana Semana o la argentina Página 12 —en las antípodas de los agitadores de Granma—, los activistas de Derechos Humanos —ajenos a la involución fascista de Tarek William Saab— y los académicos progresistas —no sujetos a la ideología excluyente contrabandeada cómo pensamiento crítico por los actuales directivos de CLACSO— defiendan, sin complejo, las normas, modos e instituciones que dan auténtica vida al pluralismo y la diversidad.

Que repudiemos el encantamiento con el régimen chino, tan miserable en su poderío que tiembla por unas pocas voces disidentes.

Que nos indigne si Viktor Orban cierra una universidad en Budapest y también si Miguel Díaz-Canel llama a abolir toda muestra de autonomía pensante en La Habana.

Que nos duela un muerto de Temer o de Maduro.

Que nuestra sensatez nos haga dudar de por qué un pueblo instruido como el cubano ha elegido presidentes, por seis décadas, tan solo a dos hermanos.

Que nuestra coherencia analítica y moral nos recuerde que los regímenes e ideologías se evalúan por sus resultados integrales y no por sus orígenes populares o promesas libertarias.

Que nuestra defensa del derecho a escribir, votar, marchar y exigir políticas sociales lo esgrimamos, a la vez, contra los promotores criollos del trumpismo y el putinismo. Que impidamos macartismos 2.0 y nuevos Juicios de Moscú.

No tenemos armas ni capital: disponemos apenas de foros, urnas, medios y aulas, allí donde la libertad para ser ciudadano no ha sido aún anulada. En esos terrenos, alertas ante los demonios que nos asedian, habrá que encarar la disputa por el futuro de Latinoamérica. Una batalla —nunca mejor dicho— de ideas contra dogmas, de razones contra despotismos.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Domingo, 28 de Enero de 2018 17:11
 

Add comment


Security code
Refresh

La protesta abortada

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- Iba a ser un martes como cualquier otro en medio de las restricciones impuestas en La Habana por la pandemia. Un día de largas colas para intentar comprar ...

Las campanas no doblan por los negros cu

Indicado en la materia

Por Ana León.-  Cuando se produjo la muerte de George Floyd y los medios de prensa a nivel mundial se hicieron eco del suceso, enfatizando los conflictos de la sociedad estadounidense y po...

Los comunismos

Indicado en la materia

Por REINALDO ESCOBAR.- La primera vez que busqué el significado de la palabra comunismo lo hice en un pequeño diccionario de bolsillo que tenía mi madre. Para mi sorpresa, detrás de lo...

Cuba, la dictadura jefe del castrochavis

Indicado en la materia

Por Carlos Sánchez Berzain.-  Los procesos de sedición, conspiración y violencia, que agravados o con pretexto de la pandemia del coronavirus se producen en casi todos los países de la región, ...

Cuba en compás de espera

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En Cuba hoy hay dos compases de espera. El compás de espera de Raúl y los “viejos”, esperando que Trump pierda las elecciones, y el compás de es...

El Black Lives Matter ¿contra los cubano

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Los cubanos respetamos al movimiento negro norteamericano. Pero sepan que las injusticias cometidas contra Uds., de ninguna manera pueden significar que vengan a Miami a cometer injusticias cont...

Crisis política en Brasil: ¿Hay peligro

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La respuesta a la pregunta sobre el peligro de la izquierda en las próximas elecciones queda respondida, no hay peligro. La izquierda en Brasil es fuerte, pero no...