Machado Ventura se queja de la inadecuada preparación para la zafra e insiste en fracasados metodos

José Ramón Machado Ventura, quien chequea en las provincias cubanas la marcha ...

El Frente Amplio de Uruguay expulsa por unanimidad a Luis Almagro

El partido oficialista del Uruguay, el izquierdista Frente Amplio (FA), expulsó este ...

El futuro canciller de Brasil llama al mundo a 'unirse para liberar' a Venezuela

El futuro ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, informó de que el ...

Juez de EE. UU. declara inconstitucional la ley de salud 'Obamacare'

Un juez federal estadounidense declaró este viernes inconstitucional la ley sanitaria de ...

Aviões russos deixam a Venezuela após participarem de manobras militares

Os aviões que a Rússia enviou à Venezuela na última segunda-feira para ...

Maduro, el empecinado Por Carlos Alberto Montaner PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 03 de Diciembre de 2017 22:03

Nicolás Maduro se postulará otra vez en el 2018. Ha dicho que confía en el voto del pueblo. No es cierto. Confía en los técnicos en computación, maestros en la prestidigitación digital, y en ese inefable personaje, como de cómic, Tibisay Lucena, famosa por multiplicar los votos, y en su obsecuente combo de cómplices electorales, capaces de hacer elegir presidente a un moribundo, a un chófer de autobuses, o a una caja de zapatos si se lo exige el guión chavista.

Nicolás Maduro sabe que en el último Datanálisis obtuvo el 17% de apoyo, con tendencia a la baja, mientras el 80% de los venezolanos lo rechaza de manera creciente. (EFE)

Maduro, que lee las encuestas, sabe que en el último Datanálisis obtuvo el 17% de apoyo, con tendencia a la baja, mientras el 80% de los venezolanos lo rechaza de manera creciente, y la cifra aumenta en la medida en que empeora el abastecimiento y aumenta la inflación. Tal vez a estas alturas de la miseria ya él ha bajado del 15% y su régimen debe tener el apoyo de un porcentaje más o menos similar, como demuestra la regañina televisiva de alguien como José Vicente Rangel.

Es perfectamente natural que así sea. Los venezolanos pasan mucho trabajo. No ignoran que en el futuro escaseará todo, menos las infinitas incomodidades impuestas por el chavismo. Saben que en los últimos meses las importaciones se han reducido a la mitad, dato terrible en una sociedad que trae del exterior casi todo lo que necesita para vivir, dado que han cerrado 8.000 empresas por la imposibilidad de obtener insumos. Mañana, intuyen, será mucho peor que hoy.

Maduro sabe que en el último Datanálisis obtuvo el 17% de apoyo, con tendencia a la baja, mientras el 80% de los venezolanos lo rechaza de manera creciente

 

Maduro, no obstante, inasequible al desaliento, confía “en la democracia y la libertad como valor supremo de nuestra patria”. Cuando Nicolás se refiere a “su” patria habla de Venezuela, donde transcurrió su adolescencia, y no de Colombia, donde nació, o de Cuba, donde tiene su pequeño corazoncito. Nada de eso.

En rigor, Maduro y sus secuaces desconfían de la oposición porque saben que pueden acabar en la cárcel por una cadena de delitos que va desde el peculado –en ese país se han robado 300.000 millones de dólares–, hasta el tráfico de cocaína, pasando por el lavado de dinero, la violación de los derechos humanos y hasta la tortura y el asesinato de opositores.

El problema es que la oposición no tiene fuerza para despojarlos del poder ni ellos para sostenerse mucho más tiempo. Los opositores son considerablemente más que los chavistas, pero Raúl Castro ha explicado a su discípulo Maduro que en ese tipo de regímenes la autoridad no se mantiene mediante el consentimiento de los gobernados, sino por las actividades de la contrainteligencia y por el resto de los mecanismos de avasallamiento.

Basta tener el control del discurso, del aparato de propaganda, el respaldo del cucarachero comunista internacional, desde Podemos en España hasta las FARC colombianas, más ese 0,5% de la población (150.000 personas en Venezuela), incardinadas en la policía secreta, omnipotente y omnipresente, que está en todas partes y en ninguna,  como un Dios implacable y malo, aviesamente dedicado a inmovilizar a toda la población por la entrepierna.

Raúl Castro ha explicado a su discípulo Maduro que la autoridad se mantiene mediante las actividades de la contrainteligencia y los mecanismos de avasallamiento

 

Pero, tras el agravamiento de la crisis económica, los saqueos y la inconformidad con la presencia insolente de “los cubanos”, Maduro conoce la secuencia de los hechos que ocurrirán el día que algunos hombres armados, militares o civiles, se enfrenten al régimen: tomarán un cuartel con el beneplácito de los soldados (o acaso serán ellos mismos), repartirán las armas al pueblo, y la estructura de poder se fracturará vertical y horizontalmente.

¿Qué pueden hacer el chavismo lúcido y la oposición sensata para evitar el desplome del país en el caos y la descomposición? Hay una docena de caminos. Pueden sentarse a pactar seriamente una transición real a cambio, acaso, de una moratoria judicial como la sucedida en Chile tras la salida de Pinochet, o en Nicaragua cuando Violeta Chamorro fue electa y comenzó el desguace del primer sandinismo.

Para esos fines son utilísimos los mecanismos electorales. Así, ordenadamente, sin sangre ni violencia, se acabó el comunismo en Centroamérica y en Europa, o el nacional-catolicismo en España, una forma de fascismo light, pero la clave está en respetar la voluntad popular y –por ahora– no hay el menor síntoma de que Maduro admita esa posibilidad. Está empecinado.

14 Y MEDIO

 

Add comment


Security code
Refresh

Hasta la derrota siempre

Indicado en la materia

Por FABIO RAFAEL FIALLO.-  Para quienes no profesamos simpatía ni admiración por los malogrados dogmas del socialismo, resulta esclarecedor e incluso entretenido contemplar el tragicómico espectáculo que actualmente ofrece la izquierda ra...

Los dos príncipes: Jair Bolsonaro y Lópe

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  Al final de período de cuatro años podremos comparar el estado socio económico de México y Brasil para hacer un juicio de valor respecto a los gobiernos ...

No money, no doctor (Puntillazo al 'altr

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  No money, no doctor es la máxima legítima que rige el "altruismo" y la "nobleza" del régimen cubano —insignia de cierta izquierda latinoamericana— en materia de salud para...

La prensa oficial cubana enseña los dien

Indicado en la materia

Por MARCELO HERNÁNDEZ.- Estos días la prensa oficial controlada por el Partido Comunista ha afilado la retórica después de la decisión del Ministerio de Salud Pública (Minsap) dedar el portazo al pr...

La victoria de Bolsonaro en Brasil es mu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  Bolsonaro ha derrotado en Brasil no sólo a la nefasta política cleptómana del mayor partido marxista de América Latina, sino también, y sobre todo, al marxismo 2.0 ...

Médicos cubanos en Brasil: Esclavos de B

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Cuando la prensa brasileña habla de “médicos cubanos contratados en régimen de esclavitud” no están hablando de “propaganda anti-cubana”, como lo caracteriza el castrismo internacional, ni siquiera de...

Consecuencias de la victoria de Bolsonar

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  La victoria de Bolsonaro en Brasil significará el fin operativo del funesto “Foro de San Pablo”, creado por el difundo Fidel Castro y el actualmente encarcelado Lula da...