Una Cuba negra: Apagón amazónico en toda la isla causado por la revolución energética

La Unión Eléctrica anunció que se están produciendo afectaciones al servicio eléctrico en ...

La OEA aprobó una resolución que pide a Nicolás Maduro cancelar las elecciones del 22 de abril y fij

La reunión pudo celebrarse, pese al rotundo rechazo de Venezuela y Bolivia. El...

Poder Electoral venezolano descarta unir presidenciales y parlamentarias como quieren Cabello y Madu

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, descartó este ...

EE UU impone sanciones a 27 empresas y 28 buques por ayudar a Corea del Norte

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso este viernes sanciones económicas ...

EUA emitem alerta de saúde sobre Cuba após ataques a funcionários

Washington – O Departamento de Estado dos Estados Unidos emitiu um alerta de ...

Maduro, el empecinado Por Carlos Alberto Montaner PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 03 de Diciembre de 2017 22:03

Nicolás Maduro se postulará otra vez en el 2018. Ha dicho que confía en el voto del pueblo. No es cierto. Confía en los técnicos en computación, maestros en la prestidigitación digital, y en ese inefable personaje, como de cómic, Tibisay Lucena, famosa por multiplicar los votos, y en su obsecuente combo de cómplices electorales, capaces de hacer elegir presidente a un moribundo, a un chófer de autobuses, o a una caja de zapatos si se lo exige el guión chavista.

Nicolás Maduro sabe que en el último Datanálisis obtuvo el 17% de apoyo, con tendencia a la baja, mientras el 80% de los venezolanos lo rechaza de manera creciente. (EFE)

Maduro, que lee las encuestas, sabe que en el último Datanálisis obtuvo el 17% de apoyo, con tendencia a la baja, mientras el 80% de los venezolanos lo rechaza de manera creciente, y la cifra aumenta en la medida en que empeora el abastecimiento y aumenta la inflación. Tal vez a estas alturas de la miseria ya él ha bajado del 15% y su régimen debe tener el apoyo de un porcentaje más o menos similar, como demuestra la regañina televisiva de alguien como José Vicente Rangel.

Es perfectamente natural que así sea. Los venezolanos pasan mucho trabajo. No ignoran que en el futuro escaseará todo, menos las infinitas incomodidades impuestas por el chavismo. Saben que en los últimos meses las importaciones se han reducido a la mitad, dato terrible en una sociedad que trae del exterior casi todo lo que necesita para vivir, dado que han cerrado 8.000 empresas por la imposibilidad de obtener insumos. Mañana, intuyen, será mucho peor que hoy.

Maduro sabe que en el último Datanálisis obtuvo el 17% de apoyo, con tendencia a la baja, mientras el 80% de los venezolanos lo rechaza de manera creciente

 

Maduro, no obstante, inasequible al desaliento, confía “en la democracia y la libertad como valor supremo de nuestra patria”. Cuando Nicolás se refiere a “su” patria habla de Venezuela, donde transcurrió su adolescencia, y no de Colombia, donde nació, o de Cuba, donde tiene su pequeño corazoncito. Nada de eso.

En rigor, Maduro y sus secuaces desconfían de la oposición porque saben que pueden acabar en la cárcel por una cadena de delitos que va desde el peculado –en ese país se han robado 300.000 millones de dólares–, hasta el tráfico de cocaína, pasando por el lavado de dinero, la violación de los derechos humanos y hasta la tortura y el asesinato de opositores.

El problema es que la oposición no tiene fuerza para despojarlos del poder ni ellos para sostenerse mucho más tiempo. Los opositores son considerablemente más que los chavistas, pero Raúl Castro ha explicado a su discípulo Maduro que en ese tipo de regímenes la autoridad no se mantiene mediante el consentimiento de los gobernados, sino por las actividades de la contrainteligencia y por el resto de los mecanismos de avasallamiento.

Basta tener el control del discurso, del aparato de propaganda, el respaldo del cucarachero comunista internacional, desde Podemos en España hasta las FARC colombianas, más ese 0,5% de la población (150.000 personas en Venezuela), incardinadas en la policía secreta, omnipotente y omnipresente, que está en todas partes y en ninguna,  como un Dios implacable y malo, aviesamente dedicado a inmovilizar a toda la población por la entrepierna.

Raúl Castro ha explicado a su discípulo Maduro que la autoridad se mantiene mediante las actividades de la contrainteligencia y los mecanismos de avasallamiento

 

Pero, tras el agravamiento de la crisis económica, los saqueos y la inconformidad con la presencia insolente de “los cubanos”, Maduro conoce la secuencia de los hechos que ocurrirán el día que algunos hombres armados, militares o civiles, se enfrenten al régimen: tomarán un cuartel con el beneplácito de los soldados (o acaso serán ellos mismos), repartirán las armas al pueblo, y la estructura de poder se fracturará vertical y horizontalmente.

¿Qué pueden hacer el chavismo lúcido y la oposición sensata para evitar el desplome del país en el caos y la descomposición? Hay una docena de caminos. Pueden sentarse a pactar seriamente una transición real a cambio, acaso, de una moratoria judicial como la sucedida en Chile tras la salida de Pinochet, o en Nicaragua cuando Violeta Chamorro fue electa y comenzó el desguace del primer sandinismo.

Para esos fines son utilísimos los mecanismos electorales. Así, ordenadamente, sin sangre ni violencia, se acabó el comunismo en Centroamérica y en Europa, o el nacional-catolicismo en España, una forma de fascismo light, pero la clave está en respetar la voluntad popular y –por ahora– no hay el menor síntoma de que Maduro admita esa posibilidad. Está empecinado.

14 Y MEDIO

 

Add comment


Security code
Refresh

Cuba: Educación, el buque insignia que s

Indicado en la materia

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.-  Cuba tuvo un buen sistema educacional —ideología aparte— entre los años 60 y fines de los 80 del siglo pasado, según los estándares del Tercer Mundo. Se er...

LA LIBERTAD DE LA PATRIA.BASTA DE JUGAR

Indicado en la materia

Por Santiago Cardenas.- Hay que comenzar dando el ejemplo. Cero remesas.  De manera expedita, legal y estricta.Obligatoriamente. Toda vez que el instinto familiar es inefable e incontrolable, las  severas restricciones ...

De la Teología de la Liberación a la de

Indicado en la materia

Por FABIO RAFAEL FIALLO.-  Cuán amargo y frustrante debe de ser pasar la vida intentando cuadrar el círculo, pensando que la realidad habrá de corroborar nuestras más preciadas convicciones, comprobando luego qu...

La carta de un padre honrado

Indicado en la materia

Por FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ.-  Una carta abierta de tres sacerdotes católicos cubanos recorre la red. No es la primera vez que del clero, a título personal —ha aclarado la jerarquía—, alguien ejerce también su...

E-mail a Raúl protestando por el "suicid

Indicado en la materia

Por Jorge Hernandez Fonseca.- Coño Raúl, mi hermano, como es que me has hecho esto con Fidelito! En el infierno me llegan noticias complicadas sobre el “suicidio” que le has ...

Cuba ante EUA, UE y Rusia

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  En el actual contexto geopolítico la dictadura cubana tiene su tabla de salvación por partida doble. Esto da respiro al castrismo en el momento más crítico de lo...

Los cuatro retos del castrismo para 2018

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Tanto la situación social, como económica y material de Cuba y de Venezuela, por efecto de los métodos políticos dictatoriales, pudieran llegar a la explosión social y un...