Contundente rechazo a la constitución de Raúl: sondeo de CubaData

A pesar de la represión y del uso abusivo que ha hecho ...

Aplazan para el 21 de mayo juicio a Cristina Kirchner por corrupción

Un tribunal argentino decidió este lunes aplazar para el 21 de mayo ...

La Cuba castrista salió en defensa de Venezuela y denuncia la 'invasión de EE. UU.'

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció este martes el movimiento de tropas ...

A sus 77 años, Sanders vuelve y juega por la presidencia de EE. UU.

El senador Bernie Sanders anunció este martes que se postulará a la ...

Bolsonaro assina pacote anticrime que será enviado ao Congresso Nacional

O presidente Jair Bolsonaro assinou nesta terça-feira (19) três projetos com mudanças ...

FIN DE LA PESADILLA OBAMA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 01 de Enero de 2017 14:34

Por Hugo J. Byrne.-

De acuerdo a quienes conocen los intrincados vericuetos de la mente, los sueños desagradables que llamamos pesadillas sólo duran segundos y ocurren justamente antes de despertar. No obstante, en nuestra memoria unas pesadillas duran más que otras, aunque lo que ocurre en realidad es que algunas son más angustiosas y en consecuencia parecen más largas.

Estamos a pocos días de despertar de la peor pesadilla que ha afectado a esta nación desde la Guerra Civil, ambas Guerras Mundiales y septiembre 11 del 2001. Esta ha durado ocho fatídicos años. ¿Realmente tanto tiempo? Me quedo algo corto. En realidad esa pesadilla empezó algunas semanas antes de que el Mesías de MSNBC, CNN y el New York Times, se convirtiera en candidato demócrata a la presidencia en 2008.

Durante un debate de esa campaña con la candidata Clinton, Obama afirmó que en su criterio los impuestos federales a las ganancias a largo plazo se debían aumentar, aunque causaran menores recaudaciones federales. Tan simple como eso. Desde ese momento supe la naturaleza de lo que se nos venía encima: un presidente fanáticamente activista de la izquierda. Un arrogante y convencido socialista. Alguien quien aspiraba “beneficiar a la humanidad” mediante la renuncia de Estados Unidos al liderazgo mundial. Obama aún habla y actúa como si la existencia de Estados Unidos haya sido un factor negativo en el devenir histórico de la humanidad. Increíblemente no está sólo.

La Cátedra de Historia de la Universidad George Washington por ejemplo, acaba de informar oficialmente al público que elimina de su currículo el estudio de la Historia de Estados Unidos. Me pregunto con qué lo substituirá.

Como todos los aferrados a nociones utópicas, Obama es incapaz de distinguir entre la verdad y el absurdo. Por eso es “neutral” entre Israel, nuestro único aliado confiable y los terroristas musulmanes que lo asedian y amenazan con su extinción.

Su peregrinación apologética por las naciones Islámicas al comenzar su desastrosa administración, incluyendo su abyecta, exagerada reverencia al Rey de Arabia Saudita, fueron elocuentes demostraciones de lo que estaba por venir. Sus confusas y despistadas referencias históricas a las Cruzadas fueron un insulto a la inteligencia de todo estudioso honesto de historia. Su elocuente silencio de las múltiples formas de conquista y opresión histórica del occidente por parte de los terroristas mahometanos es inconcebible. Se dice con sobrada razón que ocultar la verdad equivale a engañar. Yo diría que ignorar la verdad es en sí una mentira. La más insidiosa de todas y Obama la practica desvergonzadamente.

La última puñalada traicionera de Obama a Israel, ocurrió en ese cónclave estridente, pomposamente llamado “Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”. En ese organismo debatiente se reúne con regularidad una manada de figurones representando una serie de estados, muchos de los cuales son artificiales y nunca han representado sociedades legítimas. Estas cajas de resonancia infrahumanas sólo tienen el banal propósito de oírse hablar entre sí y ser escuchadas por los regímenes que las auspician. El podio de la “Asamblea General de Naciones Unidas” ha servido de tribuna de antropófagos confesos, como Idi Amín Dada y genocidas también confesos, como Ernesto Guevara.

Es un gran error despreciar el peligro que representa “Naciones Unidas” para Estados Unidos. Su sede, en New York no es más que un cubil de espías y un permanente refugio subversivo de enemigos de esta república, todos provistos de pasaportes diplomáticos. Estos “representantes extranjeros”, no sólo son bien capaces de cometer todo tipo de fechorías aquí, sino que lo único que podemos hacer para castigar su ilegal comportamiento es expulsarlos de nuestro territorio. No en balde el forjador de “Naciones Unidas” y redactor de sus estatutos, Alger Hiss, sirvió varios años en prisión, convicto de perjurio. Hiss espiaba contra su patria para la dichosamente difunta Unión Soviética.

Hace pocas horas el delegado de Obama ante esa sucursal del infierno, se abstuvo de votar contra una resolución que condenaba la construcción de nuevos asentamientos en territorio israelita, colonizado y civilizado desde 1967. ¿Alguien razonablemente objetaría que se construyeran nuevos condominios en San Antonio, Texas, o en San Diego, California, alegando que esas tierras en un tiempo no muy lejano no eran parte del territorio de Estados Unidos? ¿Le daría el lector potestad a “Naciones Unidas” para condenar la construcción de tales ampliaciones urbanas?

El Primer Ministro israelí acusa a Washington de urdir esa llamada resolución en el “Consejo de Seguridad”. El Presidente Obama, a través de sus voceros en la Casa Blanca, lo niega. Amigo lector: ¿Quién le ha mentido a usted varias veces antes, Obama o Netanyahu?

No hay mal que dure cien años y las buenas noticias son que la pesadilla Obama termina el 20 de enero próximo. Un nuevo ejecutivo se ocupará de conducir esta nación desde esa fecha.

Donald Trump nos prometió “desecar la ciénaga” ¿Cuál mejor primer paso sería que expulsar para siempre a “Naciones Unidas” del territorio americano junto a todos los reptiles venenosos que la habitan? De ser posible deberíamos incluir al mismísimo Obama y al Embajador John Kerry en el cambalache.

Pasadena, 27 de diciembre del 2016

 

Add comment


Security code
Refresh

En defensa de los trabajadores por cuent

Indicado en la materia

Por ELÍAS AMOR.-  A pesar de que en Cuba ya son 580.828 los trabajadores por cuenta propia, la categoría más cercana al empleo privado —emprendedor— todavía representan un porcentaje bajo respecto a ot...

Bukele y cómo terminar con la pobreza, e

Indicado en la materia

Por CARLOS ALBERTO MONTANER.- Nayib Bukele arrasó en El Salvador. Bukele es unoutsider que utilizó GANA como vehículo electoral, un partido de derecha desgajado de ARENA. Lo usó, pese a que su...

La solidaridad ciudadana tras el tornado

Indicado en la materia

Por  YOANI SÁNCHEZ.- Por estos días hemos visto muestras conmovedoras de solidaridad con los damnificados del tornado que afectó La Habana. Boteros que brindan sus taxis, de manera gratuita, para trasladar do...

¿Qué hará Cuba?

Indicado en la materia

Por CARLOS ALBERTO MONTANER.-  El régimen de Nicolás Maduro se hunde. ¿Qué hará Cuba? Según una encuesta reciente el 83,7% de los venezolanos quiere salir urgentemente de ese señor obeso y atontado. Pr...

Los dos príncipes: Jair Bolsonaro y Lópe

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  Al final de período de cuatro años podremos comparar el estado socio económico de México y Brasil para hacer un juicio de valor respecto a los gobiernos ...

La victoria de Bolsonaro en Brasil es mu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  Bolsonaro ha derrotado en Brasil no sólo a la nefasta política cleptómana del mayor partido marxista de América Latina, sino también, y sobre todo, al marxismo 2.0 ...

Médicos cubanos en Brasil: Esclavos de B

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.- Cuando la prensa brasileña habla de “médicos cubanos contratados en régimen de esclavitud” no están hablando de “propaganda anti-cubana”, como lo caracteriza el castrismo internacional, ni siquiera de...