Leonardo Padura suma a su cobardía política en Cuba la falta de respeto a Brasil al visitar en la cá

El escritor cubano Leonardo Padura visitó el jueves en la cárcel al expresidente ...

El ex presidente Uribe fue citado a indagatoria en Colombia por presunta manipulación de testigos

El influyente ex mandatario y senador Álvaro Uribe, jefe del partido en ...

El representante de Juan Guaidó afirmó que el reinicio de las negociaciones depende del régimen de N

El segundo vicepresidente del Parlamento venezolano, Stalin González, sostuvo este jueves que ...

La mayor compañía energética de China canceló la compra de petróleo de Venezuela

La mayor compañía energética de China está rechazando las compras directas de ...

Macri elimina imposto sobre alimentos antes da eleição presidencial na Argentina

O presidente liberal argentino Mauricio Macri reforçou nesta quinta-feira seu pacote de ...

Cuba


La crisis cubana y el ciclo de la sobrevivencia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Jueves, 16 de Mayo de 2019 03:53

Las neveras de las tiendas de barrios permanecen vacías y en el único "cárnico" disponible para comprar son sardinas en latas. (14ymedio)

Por YOANI SÁNCHEZ.-

Desde un balcón la mujer ve llegar el camión refrigerado que abastece a la tienda de la esquina. No pierde un segundo y grita: "¡Maricusa, llegó el pollo!". En pocos minutos todo el barrio es un hervidero de gente que corre con la bolsa en la mano hacia el pequeño mercado estatal donde, desde hace tres semanas, no han suministrado ningún tipo de producto cárnico. Todavía tendrán que esperar tres horas para que descarguen la mercancía y comiencen a vender solo dos paquetes por persona.

La escena puede ocurrir en La Habana, Santiago de Cuba, la ciudad de Camagüey o cualquier pequeño pueblo de esta Isla. La carestía de alimentos que se ha agudizado en los últimos meses ha vuelto más complicada la dura cotidianidad de 11 millones de personas. Si antes apenas se podía escapar del ciclo de la sobrevivencia de buscar el dinero -muchas veces por vías ilegales- para poder comprar comida, esperar por horas en una parada de ómnibus y sumergirse en el mercado negro para adquirir ciertos productos; ahora el tiempo necesario para colocar algo sobre el plato se ha multiplicado por tres y las dificultades para hallarlo, por diez.

Todavía tendrán que esperar tres horas para que descarguen la mercancía y comiencen a vender solo dos paquetes por persona

Al principio faltó la harina, así que a finales de 2018 la mayor dificultad era comprar pan o galletas. Cerca de las fiestas navideñas comenzaron a saltar las alarmas de que el desabastecimiento seguía avanzando. La carne de cerdo, un simbólico Dow Jones de la economía doméstica, se disparó y alcanzó, el pasado abril, los 70 CUP por libra, el equivalente al salario de dos días de un profesional cubano. Le siguieron el pollo, el picadillo, las hamburguesas y los hot dogs. Estos últimos, la comida que por años había apuntalado el día a día de cientos de miles de familias, por ser el producto con una mayor proporción de cantidad de unidades (10 salchichas por paquete) en comparación con su precio.

El oficialismo ha justificado tales ausencias con una mezcla de retórica triunfalista y evasiva. Achaca el déficit a problemas con los proveedores internacionales, al mal estado de la industria molinera para procesar el trigo importado y culpa a quienes acaparan mercancía como los causantes de que los alimentos no alcancen para todos. Paralelamente, la Plaza de la Revolución evitar usar la palabra crisis y también ha censurado el uso en los medios nacionales del concepto Período Especial, el eufemismo con el que se conoció al descalabro económico que sufrió la Isla en la década de los 90 tras la desintegración del campo socialista.

En la misma medida en que las neveras de las tiendas se quedan vacías, el discurso ideológico sube de tono. Esa retórica más incendiaria busca responsabilizar de la carestía al embargo estadounidense, aunque economistas y analistas coinciden en que la verdadera causa de esta caída proviene de Venezuela, que ha recortado significativamente el envío de petróleo a la Isla. La Habana revendía en el mercado internacional una parte de ese crudo y conseguía divisas frescas, una inyección de vida para una economía con una escasa productividad y un excesivo aparato estatal, ineficiente y costoso de mantener.

Cuando muchos esperaban que las duras circunstancias llevaran a la administración de Miguel Díaz-Canel a impulsar una apertura en el sector privado, relajar controles, bajar impuestos para fomentar el emprendimiento y flexibilizar las draconianas normas aduaneras, las autoridades se han movido en la dirección contraria y han procedido a racionar muchos alimentos que hasta hace poco podían comprarse de manera liberada. Esas medidas han despertado los peores fantasmas de una población traumatizada con las experiencias vividas hace menos de dos décadas.

La inconformidad no se ha hecho esperar, esta vez potenciada por las nuevas tecnologías que están permitiendo a los cubanos reportar y dejar testimonio del empeoramiento en la calidad de vida

La inconformidad no se ha hecho esperar, esta vez potenciada por las nuevas tecnologías que están permitiendo a los cubanos reportar y dejar testimonio del empeoramiento en la calidad de vida. Así, ha surgido recientemente un reto en las redes sociales, cien por ciento cubano. Con la etiqueta #LaColaChallenge las fotos de filas, molotes para comprar comida y molestos clientes que aguardan por horas a las afueras de una tienda han inundado Facebook y Twitter.

A diferencia de aquellos años duros tras la caída de la URSS, los cubanos no parecen dispuestos ahora a soportar la crisis en silencio. Los teléfonos móviles y el recién abierto servicio de conexión web desde los celulares ha cambiado significativamente la manera en que se narra la Isla. Mientras los alimentos son escasos y caros, la inconformidad ciudadana se encuentra por todos lados en cantidades suficientes para convertirse en un mecanismo de presión.

14 Y MEDIO

Última actualización el Martes, 21 de Mayo de 2019 05:10
 
La otra cara de la heredera: ¿Quién es en realidad Mariela Castro? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 14 de Mayo de 2019 05:21

Mariela Castro Cuba lgbti homofobia cenesex

Por  TANIA DÍAZ CASTRO.- 

Acostumbrados como estamos los cubanos a vivir bajo el manto tenebroso de una dictadura castrista, en la que se ha usado tanto la mentira o el silencio por conveniencias políticas, es de dudar que la sobrina e hija de Fidel Castro y Raúl, sea en realidad una defensora sincera de los homosexuales, lesbianas, gais, bisexuales y transexuales.

Al menos yo nunca me tragué esa píldora. No creí en tanta bondad.

¿Podía dolerle a una jovencita de vida burguesa —disfrutando de la miel del poder: en autos buenos, comida servida por criados, escuelas especiales, viajes al extranjero y juguetes caros cuando niña— el sufrimiento de jóvenes homosexuales de ambos sexos, marginados, mal vistos por los comunistas en el poder y víctimas de la famosa Ley 501, que permitía al Estado separar de sus centros laborales a todo aquel que no fuera políticamente confiable, sin alternativa de encontrar empleo dentro de su profesión, ya que el gobierno era y es el único patrón?

Nunca Mariela, en las múltiples entrevistas que ha concedido, ha explicado los motivos que la llevaron a defender públicamente a los homosexuales, marginados durante décadas por su tío y por su padre.

¿Sería capaz, por ejemplo, de invertir parte de su capital en levantarle un monumento al fallecido célebre bailarín y coreógrafo Ramiro Guerra, quien pasó diez años sin poder trabajar por orden de su tío y padre?

Es evidente que Mariela ha sido una comunista ejemplar, fiel a las orientaciones de su familia. La encomienda asignada ha sido cumplida y el resultado de sus gestiones más claro no puede ser: el matrimonio gay no se incluyó en la Constitución.

¿Cuál era el verdadero propósito, si no mantener a esos cientos de miles de homosexuales bien controlados, contentos, esperanzados en una vida mejor, más digna, cumplidos todos sus derechos?

El telón de fondo, de acuerdo con los fines políticos de los hermanos dictadores, siempre fue aglutinar, adoctrinar masas, unirlas y amarrarlas bien, para dominarlas y manipularlas.

Con los activistas, opositores y periodistas independientes, esos calificados por Fidel en julio de 1989 como “cucarachas por aquí y por allá”, no han podido lograrlo.

Ahí está la clave del porqué Mariela miente. Si realmente quisiera defender los derechos de las minorías -ya no tan minorías en estos tiempos, pero sí marginadas y enviadas a prisión fácilmente-, estaría del lado de los que quieren un cambio el Cuba, como lo pide Venezuela y como lo ha logrado, en votaciones democráticas y libres, la mayoría de los países latinoamericanos.

Mariela realizó bien su trabajo. Muchos le creyeron.

Dijo que debemos avanzar en el campo de los Derechos Humanos y que el tema del homosexualismo estaba rezagado. ¿Y el derecho, Mariela, de los opositores pacíficos? ¿Y el derecho de los periodistas independientes a escribir?

Que sus vínculos con el nuevo presidente son antiguos no está demás aclararlo. En la UJC, este “amigo” se reunió con ella en la CENESEX durante años. Es muy posible que hubiera sido el mensajero que le dio la idea de cómo trabajar a nivel político con la población homosexual y así evitar que se mezclara con la población opositora al régimen.

Más claro ni el agua. A Mariela incluso le costará trabajo seguir con la Conga y con el desfile anual de Orgullo Gay, cancelado con pretextos  como: “La incertidumbre económica de la isla, ante la actual coyuntura que está viviendo, que afecta de manera directa e indirecta con impactos tangibles la vida cotidiana de los cubanos y la implementación de las políticas del Estado, por las renovadas presiones de Estados Unidos y la ineficiencia de la economía del país”.

De antemano, si algo sabía Mariela, era que la constitución no abriría ningún camino a los Derechos LGBTI, que los Derechos Gay tendrán que esperar.

Mientras, el régimen ganó tiempo. ¿No fue su padre quien encabezó la Comisión que eliminó por completo darle vigor a esos Derechos?

El matrimonio homosexual es ya legal en 25 países: doce en la Unión Europea. Se sumará Taiwán. El primero fue Holanda, luego Sudáfrica e Irlanda.

A la salida de una de sus conferencias en Estados Unidos, a Mariela la despidieron con un gran cartel que decía: “52 años de dinastía de los Castro, 52 años de corrupción. Democracia para Cuba”.

Dicen que ella miró el cartel y que una de sus dos caras no era de buenos amigos.


CUBANET

Última actualización el Lunes, 20 de Mayo de 2019 12:37
 
El fallido modelo económico cubano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 13 de Mayo de 2019 16:52

Por DIMAS CASTELLANOS.- 

El hecho

La inviabilidad histórica de la economía centralizada se confirma una vez más con la incapacidad demostrada del modelo cubano.

Las subvenciones soviéticas —65.000 millones de dólares en 30 años—, tres veces más de lo que recibió América Latina de parte de la Alianza para el Progreso y los millones prestados por el Club de París y otros países capitalistas, cayeron en saco roto.

La demostración

1- La dualidad monetaria se implementó con carácter transitorio. En 2011 se incorporó a los Lineamientos del Partido Comunista y en 2014 se emitió una Resolución ministerial para su ejecución. Sin embargo, la ineficacia del modelo y el miedo a su impacto en los precios minoristas y los salarios de los cubanos han impedido la unificación.

2- El azúcar, tras el fracaso de 1970, tuvo sus momentos más críticos en 2010 y 2018, cuando se produjo algo más de un millón de toneladas; un monto alcanzado a fines del siglo XIX y siete veces inferior al de 1952. En la presente zafra, planificada para 1.700.000 toneladas, hubo que reprogramar el plan. El 8 de mayo —según el diario Granma—, un mes después de la fecha en que debió de terminar, se sigue moliendo para tratar cumplir los compromisos de exportación.

.3- En vivienda, después de incumplir los planes durante seis décadas, con un déficit habitacional reconocido de aproximadamente un millón de casas, se elaboró un novísimo plan para resolver el déficit en diez años, a un ritmo de más de 100.000 anuales. Transcurrido el primer trimestre, el Granma del 3 de mayo informó que solo se ha ejecutado el 8% de dicho plan.

4- La ineficiencia ha sido confirmada por la propia Contraloría de la República. En conferencia de prensa, publicada el pasado mes de abril en Cubadebate, se informó que, en 2018, de 402 empresas comprobadas, el 39% se evaluó de mal y el 19% de deficiente, con pérdidas de más de 2.000 millones de pesos en moneda total —deformación generada por la dualidad monetaria que designa la suma, uno a uno, de CUC y CUP en los cálculos empresariales, aunque en las transacciones corrientes el CUC vale 24 veces más que el CUP—, el doble del detectado el año anterior, cuando 369 empresas arrojaron pérdidas por 1.057 millones.

5- El deficiente transporte capitalino se intentó resolver, por enésima vez, con medidas restrictivas y un renombrado experimento para ser generalizado. Según el Granma del 13 de abril de 2019, el ministro de Transporte, dijo: "Los resultados obtenidos en el experimento no han sido los esperadosy, como consecuencia, no es posible avanzar con su generalización en el resto del país". Reconoció, además, la "insatisfacción generada, tanto para la población como para los porteadores privados".

6- En la última sesión del parlamento cubano, en el informe acerca del Plan de Desarrollo Económico y Social hasta 2030, el ministro de Economía y Planificación reconoció la existencia de "fuertes restricciones financieras, atrasos en el pago de algunas deudas que impiden el adecuado funcionamiento de la economía y la consecución de los créditos que están previstos en el plan; niveles de inversión en los últimos años por debajo de lo planificado; exportaciones que no crecen con la dinámica requerida, ni se alcanzan los niveles de inversión extranjera que se demandan; no cumplimiento del plan de importaciones para el 2019, al no lograrse concretar los créditos, entre otras razones, por los atrasos en pago de deudas, a lo que se añade el agravamiento del bloqueo y del cerco del Gobierno estadounidense".

La situación se tornará más crítica con el efecto que tendrán las medidas del Gobierno estadounidense, pues la economía cubana depende de las remesas familiares, el alquiler de profesionales y el turismo; tres rubros extremadamente frágiles que serán afectados, que son incontrolables para el Gobierno cubano y que se dimensionarán con la salida de Maduro del poder en Venezuela.

Lo ocurrido nos remite a la oportunidad que brindó la administración Obama al flexibilizar el embargo y abrir el camino de la negociación con la mayor potencia económica del mundo, lo cual hubiera tenido un impacto positivo en el modelo cubano y habría fomentado el empoderamiento del pueblo para bien de la nación.

¿Por qué?, por la injustificada insistencia en conservar la empresa estatal socialista como eslabón esencial de la economía; por una estructura de la propiedad donde las formas más activas están subordinadas a la ineficiente propiedad estatal y sometidas a disímiles obstáculos para evitar el surgimiento de un empresariado nacional; por la insuficiencia de las inversiones directas, determinadas por la inseguridad de los inversionistas y el alto riesgo de las inversiones en Cuba; por negársele a los cubanos participar como empresarios; por la falta de independencia del sistema judicial para dirimir los litigios; y por una infinidad de trabas burocráticas que responden a la subordinación de la economía a la ideología.

La salida

Después de los fallidos planes especiales, los incontables experimentos y las tímidas y tardías reformas, la lógica y la experiencia internacional indican la necesidad de acelerar y profundizar las reformas. Ello implica liberar la economía de las trabas impuestas por la ideología.

Resulta imposible conservar el modelo y salvar la nación, pues el modelo, por su naturaleza antihumana, es irreformable y, por tanto, insalvable.

Si el Presidente cubano, como él mismo expresarael pasado 13 de abril, asumió "el mandato de cambiar todo lo que deba ser cambiado y corregir todo lo que entorpezca y retrase el camino a la prosperidad", entonces tendría que: erradicar la primacía otorgada a la empresa estatal socialista; reformar la estructura de la propiedad para que cohabiten sus distintas formas en condiciones de igualdad; promulgar una ley de Inversiones sin apellido, donde cubanos y extranjeros participen mancomunadamente; desatar todos los nudos que ahogan la iniciativa privada, otorgarle personalidad jurídica y extenderla a todas las producciones y servicios; permitir la contratación libre de la fuerza de trabajo; e implementar las libertades ciudadanas contenidas en los pactos internacionales de derechos humanos para la viabilidad de las medidas anteriores.

No hacerlo demuestra el poco valor de los discursos y la ausente voluntad política para salvar la nación. Así de sencillo.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Sábado, 18 de Mayo de 2019 10:02
 
Ciudadanía y conectividad en Cuba, una mezcla explosiva PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 13 de Mayo de 2019 00:09

Un militar organiza la represión mientras decenas de activistas filman la inédita marcha LGBTI de este sábado en La Habana. (14ymedio)

Por YOANI SÁNCHEZ.-

Si la víspera de abrir el acceso a internet desde los móviles, el oficialismo hubiera escrito en un papel sus cinco mayores miedos por dar mayor conectividad a los cubanos, aquellos pánicos se hubieran quedado muy por debajo de lo que ha ocurrido. En menos de un semestre, en esta Isla hemos vivido hechos inéditos potenciado por las redes sociales, sucesos que desafían los estrictos controles en los que ha estado enmarcada nuestra sociedad por demasiado tiempo.

Este sábado, el llamado a una marcha LGBTI mostró la fuerza de convocatoria que se logra en los espacios digitales. El régimen, nervioso y con la intención de dar una prueba de fuerza, hizo lo que mejor sabe hacer: reprimir, lo que multiplicó el alcance del evento y dejó una estela de repudio incluso entre algunos de los partidarios del oficialismo. El rechazo ha sido casi unánime a la arremetida policial contra esta peregrinación, organizada a partir de la cancelación de la que tradicionalmente se realiza bajo la supervisión del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX).

La marcha que estaba planificada para transcurrir de manera pacífica, se vio empañada por un desproporcionado cerco policial, decenas de agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil y el arresto de al menos siete activistas que participaban. Los represores no se cortaron a pesar de la amplia presencia de prensa extranjera y los numerosos turistas que tradicionalmente merodean por el Parque Central de La Habana. Para ellos se trataba de mandar un mensaje: en las redes sociales sí, pero en las calles no.

La marcha que estaba planificada para transcurrir de manera pacífica, se vio empañada por un desproporcionado cerco policial

A pesar de esa “mentalidad siglo XX” de creer que lo que pasa en internet se queda en internet, quienes trazan la política cubana y la actuación de los cuerpos policiales cometieron ayer uno de sus peores errores en décadas. No hay manera de defender su actuación desde ningún ángulo, ni siquiera desde los grupos evangélicos que rechazan la agenda LGBTI, porque en este caso no se trata solo de preferencias sexuales o exigencia de legalización del matrimonio igualitario. Estamos ante una violación del derecho a reunirse y manifestarse, algo que atañe a cada ciudadano más allá de la bandera que defienda.

Con antelación a los sucesos del Parque Central, ya las redes sociales habían sacado músculo. En menos de dos semanas arruinaron la reputación del comandante Guillermo García Frías, a quien la Plaza de la Revolución había encumbrado por más de medio siglo. Bastó la viralidad de las bromas sobre sus desafortunadas declaraciones relacionadas con el “cultivo” (sic) de avestruces, jutías y cocodrilos para la alimentación de la población, para que en internet no pararán de llover las bromas y memes.

García no tiene tiempo para revertir el estigma de “comandante avestruz” que le colgaron en Facebook y Twitter, ni la más poderosa maquinaria de propaganda oficial logrará ya limpiar su nombre. Como tampoco puede borrar la imagen de la caravana de Miguel Díaz-Canel acelerando el paso ante los gritos de exigencia de los damnificados por el tornado en el municipio de Regla, La Habana, aunque después de eso publiquen cada día en la prensa nacional foto del gobernante rodeado de pueblo. Con un clic, todo el andamiaje ideológico que lo encumbró a la presidencia recibió un golpe demoledor.

La pasada semana, el arresto de una reportera también sirvió para mostrar la capacidad de las redes sociales para unir en una campaña a diferentes y muy variados grupos de la sociedad civil

La pasada semana, el arresto de una reportera también sirvió para mostrar la capacidad de las redes sociales para unir en una campaña a diferentes y muy variados grupos de la sociedad civil. Desde opositores políticos, pasando por periodistas independientes, ciudadanos comunes y hasta llegar a gente que hasta entonces no había dicho en público una sola crítica contra las autoridades, las presiones por la liberación de Luz Escobar, la reportera de 14ymedio, fueron asumidas por una sorprendente diversidad de individuos y organizaciones.

¿Qué vendrá ahora? Muchas más convocatorias nacidas en ese mundo virtual que la policía política ha tratado de mantener alejado de la realidad por más de una década, desde que nacieron los primeros blogs independientes y un puñado de cubanos abrieron sus cuentas en Twitter y Facebook, etiquetados por entonces en los medios oficiales como “herramientas creadas por la CIA”.

Cada vez se acorta más el tiempo entre los casos en que los internautas de esta Isla confluyen en una iniciativa común, lanzan una etiqueta de demanda y obligan a las autoridades a responder. Cada día es más breve el tiempo en que nace una propuesta a partir de un clic y que se materializa en nuestras calles. También cada vez involucra a más personas y a sectores más variados de la sociedad. Así que en las próximas semanas los smartphones y las porras policiales volverán a medirse.

14 Y MEDIO

Última actualización el Jueves, 16 de Mayo de 2019 03:57
 
Josep Borrell y el Estado 'bugarrónico' extraterritorial PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Sábado, 11 de Mayo de 2019 14:10

Por NÉSTOR DÍAZ DE VILLEGAS.- 

Las categorías más certeras y los análisis más brillantes se encuentran garabateados —quizás hasta despilfarrados— en los oscuros callejones de la sección de comentarios de los diarios digitales. Y es que los historiadores se han vuelto unos tergiversadores y los intelectuales unos diplomáticos: solo en los antros donde nadie da la cara se dice la verdad.

¿Cómo confiarnos de los filósofos profesionales? ¿Hay algo más falso (por poner un ejemplo) que la "defensa de las causas perdidas" de Slavoj Zizek? Una teoría atractiva, sin dudas, pero también falsa y contraproducente desde el punto de vista del filósofo cubano que aprendió su dialéctica en la universidad de la calle. Nuestras causas perdidas están muy bien perdidas y a nadie que no sea un sadomasoquista se le ocurriría reencontrarlas, reivindicarlas o revivirlas. Lo cual no quita que la escritura de Zizek posea en grado superlativo esa cualidad que los norteamericanos expresan con un vocablo casi intraducible: interesting.

Lo mismo podría decirse de Agamben, Bourdieu, Badiou, y de algunos eruditos cubanos menores, exiliados o no: extraordinariamente interesting, aunque no dignos de confianza. La interpretación estándar de la Revolución Cubana cae dentro del mismo género de seductora patraña. En cambio, cuando alguien que opera bajo el remoquete de "Padre Ignacio" opina, en estas mismas páginas, que en Cuba "la nacionalización y la confiscación de todas las fuentes de riqueza no fue una medida económica, obedeció solo a la necesidad de convertir a todo un pueblo en dependientes (sic) del estado caracoquista, de naturaleza totalitaria y bugarrónica (sic)", no podemos menos que preguntarnos por qué no existe una cátedra ignaciana en alguna universidad madrileña, y un catecismo para capitalistas mallorquines que exponga nuestra situación en términos tan rotundos.

"Caracoquismo" es lo que exhibe el canciller Josep Borrell, nuevo Sumner Welles en alpargatas, y dudo que algún barista del Meliá Cayo Coco no sepa lo difícil que es romper un ídem. Como supremo "caracoquista", Borrell se atreve a hablar de "abuso de poder", refiriéndose a Donald Trump, mientras un regimiento de voluntarios cubiches curra en su plantación por un puñado de fulas y otra legión de domésticas criollas cambia las sábanas de los hoteles donde el independentista catalán de vacaciones viene a cargarse a nuestras mejores mulatas.

Y todo eso, sin hacer mención (entre suspiros y clímax) de democracia, sufragio, salario mínimo, derechos laborales ni caja de retiro, porque en la colonia ultramarina de la cadena Meliá —"¡Donde el sol no se pone!­"la gallegada está en todo el derecho de aplicar las más estrictas "medidas extraterritoriales".

Solo muy recientemente los cubanos pudieron poner un pie en esos hoteluchos donde se aplicaba metódicamente la ley de exclusión castrista, con el beneplácito y la confabulación, no solo de los empresarios ibéricos, sino de los liberales de la bancada progre y de varios premios Goya. El canciller Borrell viene a unirse a la comparsa cubana de Penélope Cruz, Javier Bardem, Antonio Gades, Belén Gopegui, Willy Toledo, Pablo Iglesias y un largo y ciceante etcétera.

En su calidad de territorios anexados y zonas de tolerancia, los hoteles españoles funcionaron como paraísos ultramundanos libres de nativos. Hasta hace poco, los españoles ejercían su divino derecho a expulsarnos y vedarnos la entrada a sus timbiriches. Nada menos que el emblemático Habana Hilton, construido en 1957 con los fondos del sindicato de trabajadores gastronómicos, se convirtió en otra factoría de nuestros nuevos conquistadores. Si los descendientes de aquellos gastronómicos, amparados en la Ley Helms-Burton, reclamaran indemnización por una propiedad que se robaron los Castros y se volvió a robar Madrid, seguramente los progresistas ibéricos pondrían el grito en el cielo. ¡Qué se ha creído Trump!

El "caracoquismo" llegó a las cumbres de la desfachatez cuando, en medio de un huracán que inundó La Habana, un anuncio turístico de mercadotecnia peninsular mostraba a unos nativos con el agua al cuello, felices en su pintoresca debacle. Ni el infante de marina yanqui orinando la estatua de José Martí había mojado tanto el orgullo patrio.

Con lo de "bugarrónica", el párroco cubano —que aparece en la foto de su avatar mediático con púrpura cardenalicia y cabeza de castrati— alude, probablemente, a la relación contra natura entre nuestros pueblos, una interacción desigual en la que Rosa la genuflexa lleva la peor parte. Ciento veinte años más tarde, Cuba vuelve a ser víctima de la penetración hispana en sus asuntos internos ––y otra vez los yanquis vienen a sacarnos las castañas del fuego––. Los que se llenaron la boca para hablar de dictadura franquista y de sagrado exilio republicano, rehúsan condenar el despotismo castrista y honrar los justos reclamos de los cubanos exiliados.

Cuando eran una aldea, vinieron a hacer fortuna a La Habana. Cuando padecieron tiranía, Fulgencio Batista les abrió las puertas de la democracia cubana. Desde el profundo medioevo migraron a la tierra del chachachá y el Studebaker. Y cuando nos tocó en suerte caer bajo la bota de un cacique de Láncara, con cuánta ilusión esperábamos cada nuevo número de Cartas de España para enterarnos, por ese medio social de unos de los países más atrasados de Europa, cómo lucía el mundo exterior: ¡fotos de Julio Iglesias y el Niño de Linares!

Reclamar la salida —¡a la España de Franco!— fue para nosotros escapar de la prisión y llegar al paraíso de la modernidad: ¡la España de Carmen Sevilla y Antonio Tejero! Los papeles se han trocado, pero, si "el mundo gira y todos dentro de él", no debe faltar mucho para que volvamos a estar arriba y España debajo.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 15 de Mayo de 2019 04:26
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 10 de 333

DESCENTRALIZACIÓN, SECTOR PRIVADO, DISCU

Indicado en la materia

Por JORGE IGNACIO GUILLÉN MARTÍNEZ.-  El llamado proceso de actualización del modelo económico cubano, como ya es habitual, ha entrado en una nueva fase de profundas contradicciones entre el discurso y ...

Cuba: ¿reforma o violencia?

Indicado en la materia

Por JUAN ANTONIO BLANCO.-  Desde que empezó el año 2019 las autoridades cubanas tuvieron que enfrentar decenas de protestas de naturaleza económica y social a lo largo de todo el territorio y en...

Fernando Rojas y la telenovela de la fam

Indicado en la materia

La hija de Rojas y la imagen del "enemigo" Por ANTONIO JOSÉ PONTE.-  Las redes sociales han hecho posible que la hija de un viceministro del régimen cubano alardee de su es...

El Foro de Sao Paulo y el Antiyanquismo

Indicado en la materia

Por CARLOS A. MONTANER.- Se confirmó otra vez el axioma: “Los ladrones roban en todas las oportunidades que se presentan, aunque las víctimas sea muy pobres”. La fiesta fue en Caracas de...

Un grave problema socialista: Jerarquiza

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  No hay un solo postulado socialista de como producir bienes y servicios. Se basan en preceptos de tipo hipócritamente “moral” para, por la fuerza, obligar a las ...

Por qué fracasan las conversaciones Madu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  En la Venezuela de hoy, hay dos posibilidades: 1) Negociar con Cuba. EUA, el Grupo de Lima y Europa negociar con la Habana. 2) Organizar una fuerza ...

La mano de Cuba en las conversaciones ve

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Ha...