Leonardo Padura suma a su cobardía política en Cuba la falta de respeto a Brasil al visitar en la cá

El escritor cubano Leonardo Padura visitó el jueves en la cárcel al expresidente ...

El ex presidente Uribe fue citado a indagatoria en Colombia por presunta manipulación de testigos

El influyente ex mandatario y senador Álvaro Uribe, jefe del partido en ...

El representante de Juan Guaidó afirmó que el reinicio de las negociaciones depende del régimen de N

El segundo vicepresidente del Parlamento venezolano, Stalin González, sostuvo este jueves que ...

La mayor compañía energética de China canceló la compra de petróleo de Venezuela

La mayor compañía energética de China está rechazando las compras directas de ...

Macri elimina imposto sobre alimentos antes da eleição presidencial na Argentina

O presidente liberal argentino Mauricio Macri reforçou nesta quinta-feira seu pacote de ...

Cuba


La nueva Ley Electoral, anestesia política PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 26 de Junio de 2019 03:58

Por ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES.- 

En la Roma antigua las personas estaban subdivididas en tresgrandes grupos o clases sociales: los patricios, ricos propietarios de tierra con todos los privilegios y derechos civiles de la época;  los plebeyos, sin privilegios pero libres; y los esclavos o "instrumentos parlantes", como los llamaba Marco Terencio Varrón. En torno al emperador y a los senadores patricios giraba, en forma discriminatoria,  el poder en la sociedad romana. Era evidente la inmadurez de la civilización.

Dos mil años después, en la Cuba castrista hay un primitivismo social muy similar. Hay también tres capas sociales: el patriciado que conforman los militantes del Partido Comunista (PCC), que son los ciudadanos de primera clase; los plebeyos o ciudadanos de segunda clase, sin privilegios ni derecho a elegir al número uno del país y al Buró Político; y los "gusanos" (el epíteto que empleaba Hitler contra los judíos) y opositores políticos, invalidados para ocupar cargos públicos, y por tanto, ciudadanos de tercera clase.

Por eso la nueva Ley Electoral, cuyo proyecto fue publicado el 20 de junio, es una farsa. No servirá para elegir a la máxima instancia del poder político y estatal, que según la Constitución ostentan la cúpula dirigente del PCC y su jefe, que siempre se reeligen descaradamente a sí mismos, y punto.

El 92,2% de los cubanos adultos no cuenta

Porque técnicamente el derecho a "elegir" a esa elite todopoderosa que controla al Estado y el Gobierno no lo tiene la ciudadanía, sino solo el patriciado criollo, los militantes del PCC que pueden acudir a los congresos partidistas. No importa que la membresía total del PCC sea minúscula.

Actualmente hay en Cuba 8,9 millones de adultos (mayores de 16 años, según la ley) de acuerdo con datos oficiales, y el PCC tiene 700.000 militantes que representan solo el 7,8% de esa población con derecho al voto. Y es esa minoría la que elige a los delegados a los congresos del PCC, en los que se conforma el Buró Político  y se "elige" al primer secretario. Los otros 8,2 millones de cubanos adultos no comunistas, 92,2% del total, no cuentan.

La nueva Ley Electoral se supone que debiera ser el instrumento legal constitucional para que se cumpla en Cuba el derecho al sufragio universal que tiene todo pueblo de elegir a sus gobernantes, como postulaba ya en 1762, en el El Contrato Social,  Jean-Jacques Rousseau, uno de los artífices teóricos de la democracia moderna y precursor de la Revolución Francesa.

Exclusión de la plebe

Nada de eso. Este proyecto de ley, que será aprobado  sin chistar por los dúctiles diputados castristas (nunca ha habido un voto en contra de algo decidido "arriba"),  solo consolidará el monopolio del PCC en la vida nacional, y validará la existencia de ciudadanos de segunda y tercera clase al excluirlos por motivos políticos para  ser electos a cargos públicos, y rechazar la  voluntad popular de que el presidente de la República sea elegido directamente en la urnas entre varios candidatos.

No hay en Cuba un solo jefe estatal, gubernamental, político, militar, cultural, o de departamento o sección, o responsable de algo importante, que no sea un patricio militante del PCC.

Lo peor es que esta ley sepulta las esperanzas de cualquier intento reformista. Descarta la posibilidad de cambios que pudiesen conducir a una transición no estalinista, ni militarista, cuando el factor biológico saque del poder a Raúl Castro y los restantes "históricos". Lo único novedoso es puramente formal: el número de diputados se reducirá de 605 a 474 para que quepan en el Capitolio, que hollarán a partir de ahora.

Y vale recordar que desde 1948, cuando fue elegido en las urnas Carlos Prío Socarrás como presidente de la República, los cubanos jamás han podido elegir democráticamente a ningún otro jefe de Estado. Hace ya 71 años, un bochornoso récord que lastra la historia del país.

No es más de lo mismo, es un retroceso

Ni siquiera esta nueva ley es más de lo mismo, como afirman algunos, sino un retroceso, por el hecho de que verá la luz casi terminándose la segunda década del siglo XXI, y no en 1982,  o en 1992, cuando se promulgaron las dos leyes electorales castristas  anteriores, en tiempos del "socialismo real",  o inmediatamente posteriores a su desaparición.

Bastante ha cambiado el mundo occidental —donde emergió la democracia moderna y está enclavada geográfica y culturalmente Cuba—. Hoy, de 49 países en Europa y 35 en América solo hay dos dictaduras formalmente hablando, la castrista y la chavista, que conforman el viejo proyecto castroguevarista de Cubazuela.

Antes de ser confeccionada, muchas voces hicieron propuestas a la Ley Electoral, dirigidas a "desestalinizar" al Estado cubano. Propusieron adecentar y desideologizar el sistema político, abrir vías democráticas para los reclamos de la ciudadanía y permitir la competencia entre candidatos, con acceso a los medios para explicar sus programas.

Dentro de las propias filas del PCC llovieron las propuestas de que el presidente de la República sea elegido directamente en las urnas y poner así fin al sistema de elección indirecta actual, en el que al jefe del Estado lo designa a dedo el primer Secretario del PCC (el dictador).

No solo no fue aceptada ninguna de esas propuestas, sino que muchos de los proponentes fueron despedidos de sus centros de trabajo, hostigados en mítines de repudio, metidos en la cárcel o golpeados físicamente.

La soberanía de un país, como insistía Rousseau, radica en el pueblo, que elige y legitima mediante su voto a los gobernantes que estarán a su servicio. Es lo que el pensador franco-suizo llamaba "soberanía popular" o "autoridad soberana".  Pero en Cuba, país en el que la propaganda castrista asegura que el poder lo ostentan "las masas populares", no existe esa soberanía popular. El máximo poder político y gubernamental no emana de la voluntad del pueblo.

¿De qué vale  el voto  de los ciudadanos llanos si ellos no pueden elegir al Buró Político ni al primer secretario, los mandamases de la nación?

Los diputados no eligen a nadie

La propaganda castrista insiste en que en Cuba  hay una democracia popular  superior a la "burguesa" porque, sin la existencia de partidos políticos, los ciudadanos eligen libremente en sus barrios a sus representantes locales en el Poder Popular y los diputados a la Asamblea Nacional, que luego eligen al Consejo de Estado y al presidente del país.

Doblemente falso. En primer lugar, los candidatos a delegados en cada circunscripción de los 168 municipios de la Isla son todos "patricios" militantes comunistas seleccionados por el PCC en sus localidades. Los votantes no tienen cómo elegir a alguien que no sea comunista, y mucho menos a opositores políticos. Encima, todos los aspirantes a diputados nacionales van como candidatos únicos. O sea, cada candidato es instalado por el PCC en la Asamblea Nacional antes de que se celebren las elecciones.

En segundo  lugar, ya "electos", los diputados tampoco eligen al presidente de la República, ni al Consejo de Estado, ni al presidente del Parlamento. De eso se encargan el dictador y el grupo de militares que lo aúpan en el poder. La misión de cada diputado es aprobar y aplaudir con entusiasmo lo que decidan el monarca y su camarilla.

¿Para qué sirve entonces esta nueva Ley Electoral?

Es una ficción jurídica, pura anestesia política. Al final, toda esta maniobra decorativa resulta ser un chiste de mal gusto.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Martes, 02 de Julio de 2019 04:14
 
Michelle Bachelet y la experiencia sentimental PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 25 de Junio de 2019 03:54

Michelle Bachelet en la rueda de prensa para comentar su informe sobre Venezuela. (UNHumanRights)

Por ALBERTO BARRERA TYSZKA.-

Un vecino me escribe indignado. Mientras leo su correo puedo percibir, debajo de las esdrújulas y detrás de los acentos, sus jadeos entrecortados, el ruido de la rabia instalado en su respiración. Él esperaba que Michelle Bachelet le metiera –por lo menos- un dedo en el ojo a alguien, a cualquiera, aunque fuera a un ex ministro, a adulador de turno, a un oficial de la guardia presidencial. Y no lo decía metafóricamente. Esperaba algo contundente.

Había imaginado una escena donde la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU se paraba ante las cámaras y, sin sonreír, le decía a todos los venezolanos que Tarek Williams Saab es un farsante, un sicario al servicio de los poderosos y –además- un pésimo poeta. En el fondo de sus sueños, existía la imagen vaporosa donde esta señora chilena agarraba por las greñas a Cilia Flores y la llevaba a rastras desde el patio hasta la puerta del Palacio de Miraflores: ¡pa´fuera! No podía tolerar la foto de la chilena, con media sonrisa de circunstancia atrapada sobre los labios, junto a Maduro o junto al General Padrino López "¿Acaso no sabe que son unos torturadores, que son unos asesinos?", se preguntaba con genuina exasperación.

Uno de los elementos esenciales de la antipolítica es el dominio del afecto sobre las formas. Así se construye el clima ideal para el desarrollo del populismo

Uno de los elementos esenciales de la antipolítica es el dominio del afecto sobre las formas. Así se construye el clima ideal para el desarrollo del populismo. La experiencia sentimental se impone sobre cualquier protocolo, sobre cualquier ceremonia, saboteando incluso la idea de que el acuerdo y las negociaciones son un vínculo fundamental para la vida en común. Hugo Chávez destruyó la institucionalidad del país basándose en sentimientos. Lo único importante era lo que los ciudadanos sintieran por él. Todo lo demás quedó fuera del debate. La emoción sustituyó al discernimiento.

Este proceso ha ido variando, complejizándose y agudizándose con los años. Y en él estamos todos envueltos y revueltos. Las distintas diatribas que, con respecto a la visita de Michelle Bachelet, se han dado esta semana entre diferentes ciudadanos de oposición a veces parecen un enjambre de estridencia sentimental. La antipolítica puede llegar a ser un melodrama absurdo, sin contención.

En el fondo, no importa qué siente Michelle Bachelet. No importa si se conmovió o no, si lloró o si solo se le aguaron los ojos, si sus corazón es sincero y se inclina hacia el sufrimiento de las grandes mayorías del país. Tampoco importa lo que sintamos cada uno de nosotros. No importan las sospechas entrañables ni las devociones íntimas. Necesitamos desafectivizar la política, llevarla de regreso al territorio del razonamiento.

Hay otra forma de ver los hechos

Esta semana vino al país una funcionaria de alto nivel, a cargo del tema de Derechos Humanos en la más importante organización internacional del planeta. Pudo reunirse con las víctimas de agresiones, escuchó distintos testimonios. Habló con el liderazgo opositor, con la iglesia, con representantes de ONGs que trabajan en la defensa de derechos humanos en todo el país. Pero además consiguió acuerdos importantes que comprometen al gobierno con respecto a la situación carcelaria y a los presos políticos.

Puso en evidencia el tema de la tortura, exigió datos claros sobre la situación sanitaria... Logró, además, que el gobierno de Nicolás Maduro acepte que dos representantes de la oficina de Derechos Humanos de la ONU permanezcan en el país y monitoreen de forma permanente todo lo que ocurre.

No tumbó al Gobierno, ciertamente. Tampoco vino a hacerlo. Tenía una labor que cumplir, según los requerimientos y exigencias de su misión y de su cargo. Eso es acción política

No importa que esta alta funcionaria sea chilena, no importa que se llame Michelle Bachelet. No importa su historia personal, su vida privada, su experiencia sentimental. Una Alta Comisionada de la ONU estuvo aquí y formalmente dejó constancia de que hay profundas violaciones a los derechos humanos y un alarmante deterioro humanitario en el país.

No tumbó al Gobierno, ciertamente. Tampoco vino a hacerlo. Tenía una labor que cumplir, según los requerimientos y exigencias de su misión y de su cargo. Eso es acción política. Y quizás nunca sabremos lo que realmente sintió, lo que en verdad siente en su interior. Vino a trabajar no a emocionarse.

14 Y MEDIO

Última actualización el Miércoles, 03 de Julio de 2019 04:25
 
Las ideas de la libertad: el debate sigue PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Lunes, 24 de Junio de 2019 16:53

Por Carlos Alberto Montaner.- 

Gloria Álvarez ha vuelto a la carga. Ha escrito “Cómo hablar con un conservador”. Este volumen es la deriva lógica de otro texto suyo muy exitoso y muy polémico: Cómo hablar con un progre. Su nueva obra lleva dos reclamos bajo el título: “Por qué en lugar de fomentarla el conservadurismo obstruye la libertad en nuestras sociedades” y “Por qué el liberalismo es mucho más efectivo que el conservadurismo para aniquilar el marxismo cultural”.  Obviamente, Gloria le concede a la palabra “liberalismo” el sentido que se le da en Europa y América Latina. En Estados Unidos “liberalismo” es algo afín a la socialdemocracia, al menos en lo que al gasto público se refiere.

Por una punta, los progres, los socialistas y (especialmente) los comunistas, se sintieron justamente aludidos e increparon a Gloria: “¿es que sólo la izquierda comete errores?”. “¿Cómo es posible provenir de una nación como la guatemalteca, con un 65% de pobres, y predicar las virtudes del mercado y del gobierno mínimo?”. Gloria les responde inteligentemente. Pero, por la otra punta, la derecha conservadora también la atacó. Gloria es militantemente atea y los creyentes suelen ser intolerantes con quienes no adoran “al dios verdadero”, que es, claro, el suyo. Gloria es feminista a la manera liberal, es decir, sin disfraces de falsa moralina. Es ecologista, al extremo de lanzar en su país en el 2012 una organización dedicada a la reforestación.

Gloria es, por encima de todo, un espíritu libre. Cree en la despenalización de la prostitución y del consumo de drogas. Las personas pueden hacer con sus cuerpos lo que deseen, porque ése es el terreno más urgente de la libertad. Incluso, tienen el derecho a cometer errores como fumar marihuana, aspirar cocaína por las fosas nasales, inyectarse heroína o untarse sustancias en los genitales que aumenten el placer sexual. No le corresponde al conjunto de la sociedad, y mucho menos al Estado, dictar cómo debe ser la conducta en la cama. Lo que dos adultos, o más, hagan en la intimidad de una alcoba sólo es un asunto de ellos.

A una fiesta de “orgullo gay” Gloria asistió con una camiseta con una leyenda “heterosexual” a darles apoyo a los manifestantes. No hay que ser gay para sentirse solidario con la causa de los gays. Gloria no los propone, y mucho menos los recomienda, pero sabe que la libertad incluye comportamientos y actitudes variados. La libertad, incluso, abarca el derecho a morir dignamente. Como dejó escrito un suicida español: “vivir es un derecho, no un deber”.

Como advierten los trillados comunicadores, las ideas de Gloria suelen provocar dos actitudes contradictorias. La mala, es que a todo eso suele oponerse el más rancio conservadurismo. La buena, es que el liberalismo ha ido paulatinamente derrotando las ideologías que lo adversaron desde que fue parido en la atmósfera de la Ilustración en los siglos XVII y XVIII. Los conservadores, los marxistas, los colectivistas de todo pelaje, incluso los creyentes, aunque no lo reconozcan, han tenido que incorporar ideas y creencias liberales ante la evidencia racional innegable.

¿Por qué, entonces la resistencia a las ideas de la libertad? A mi juicio, porque surgen de la particular naturaleza sicológica de ciertas personas. Gloria es un espíritu libre porque tiene confianza en sí misma. Su ideología surge de su estructura sicológica y no al revés. Gloria no le teme a la vida. No obstante, hay innumerables personas que están llenas de pánicos y prefieren sentirse protegidas por una entidad superior. Ésta es la gente devota de los gobiernos fuertes, de los partidos únicos o de los caudillos. Por eso los liberales, los libertarios, los anarco-capitalistas son una minoría. Una formidable minoría que ha impregnado al resto de las formaciones ideológicas, pero sigue siendo el comportamiento de los emprendedores y de los espíritus libres y sin miedo.

Eso me hace pensar que es muy probable que “Cómo hablar con un conservador” tenga éxito en penetración y en ventas, como lo tuvo “Cómo hablar con un progre”, pero difícilmente logre convencer a quienes sustentan una visión conservadora de los seres humanos. Es posible cambiar de ideas, como se demuestra con mil ejemplos válidos que van desde Octavio Paz a Mario Vargas Llosa, pero mucho más difícil es renunciar a la estructura psicológica y a la autopercepción. En todo caso, el debate sigue y es muy positivo que Gloria Álvarez sea la abanderada de las virtudes de las ideas de la libertad. Es excelente.


CUBANET

Última actualización el Sábado, 29 de Junio de 2019 14:55
 
Moa: tierra rica, cubanos pobres PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 23 de Junio de 2019 17:35

Por MANUEL ALEJANDRO LEÓN VELÁZQUEZ.- 

El níquel es uno de los principales productos exportables de Cuba, pero quienes lo trabajan reciben muy poco de lo que el Gobierno gana por su venta. Esto es palpable en Moa, Holguín, donde la principal fuente de empleo son las plantas productoras Pedro Soto Alba —en la que participa la compañía canadiense Sherritt Internacional— y la Comandante Ernesto Che Guevara.

"Esto está peor que otras partes de Cuba", critica Yoandris, de 21 años, quien visita a su familia en Moa. "Esta es una de las principales vías de este municipio y mira qué porquería", añade señalando la calle.

"Moa es uno de los municipios que más aporta al país y se supone que una parte de ese capital debería ser empleado en el desarrollo local", lamenta por su parte Octavio, también de visita.

Un ama de casa comenta que envió a su esposo a Guantánamo "a buscar sal, frijoles y otras cosas, porque aquí no hay".

Los trabajadores del níquel, "ganan entre 600 y más de 1.000 pesos moneda nacional, más unos 30 o 50 pesos convertibles, pero no hay qué comprar", comenta un vecino de la localidad.

"No hay huevos, no encuentras pan flauta, la carne está a 40 pesos la libra y no aparece. Para comprar un pedacito de carne de cerdo, hay que levantarse temprano y, como no hay, comprar lo que sea: costilla, barriga, gordo, lo que sea".

Sobre el trabajo en la planta de níquel, un empleado afirma que "se gana dinero, pero tienen que pensar un poquito más en el personal".

"Antes daban una bolsa de comida cada tres meses más o menos, pero a un inteligente se le ocurrió quitarla. Entre las cosas que daban, estaba la leche, que es súper importante porque uno sale de allí negro del hollín —tanto que nadie te reconoce—, y eso es dañino para la salud. Además, la comida era una de las cosas en las que menos teníamos que pensar. Ya eso se acabó y hay que 'atravesar el mar por el fondo'", se queja.

Un "comerciante" ilegal de otra provincia dice que su negocio prospera vendiendo mercancía en Moa.

"Yo busco la sal en Guantánamo y la traigo a vender aquí porque eso es pan caliente. Llego temprano y me voy temprano sin un solo paquete. A veces traigo sal para consumo animal, pero eso es solo cuando me la encargan. Hay que aprovechar ahora que no hay, para buscar algo de dinero", explica.

Pese a ser una urbe pequeña, el tranporte funciona de forma deficiente, como en el resto del país. Los coches tirados por caballos son fundamentales para moverse de un sitio a otro.

"Hay guaguas, pero no cogen por todos los lugares. Si no existieran los coches, estaríamos embarcados. Las calles están tan malas que cada vez que pasa una guagua levanta una nube de polvo insoportable. Y parece que no se va a arreglar porque el dinero que se produce aquí se queda en manos de los de arriba", comenta un vecino.

Un camagüeyano de visita en Moa apunta que lo único que le ha llamado la atención de la localidad es "que el cartel de bienvenida está diseñado con letras anchas y niqueladas".

"Por lo demás, no hay ninguna razón para regresar", asevera.

A la pregunta de qué pasaría si fuesen desmanteladas las plantas de níquel, como ha sucedido con otras industrias en el país, un residente dice totalmente convencido que no cree que eso pase.

"Pero si así fuera nos moriríamos de necesidad, porque ya ves que aquí se busca dinero y no hay las cosas, por eso los 'comerciantes' traen para vender. Pero si el principal sustento lo eliminan, estamos muertos".

DIARIO DE CUBA

'Como un puerco', así vive un 'millonario' cubano

DDC TV24 de Julio de 2018 - 12:28 CEST.9
Última actualización el Domingo, 30 de Junio de 2019 20:48
 
Cubanos sí, idiotas no PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Miércoles, 19 de Junio de 2019 22:33

Resultado de imagen para el idiota

Por FHRC, Miami.-

A fines de mayo, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, posteó en Twitter un comentario que, aunque breve, ha dado bastante de qué hablar: "La ley 118 de Inversión Extranjera no establece ninguna limitación respecto al origen del capital. En ese sentido ciudadanos de origen cubano no están limitados de invertir en #Cuba".

El convite contrasta con lo que dijo Malmierca cuando se aprobó en marzo de 2014 la mencionada Ley, una legislación que buscaba cambiar los bajos niveles de inversión foránea y que en teoría permitía invertir en la Isla a los cubanos residentes en el exterior, pero no a los que viven en la Isla. Aun así, el ministro fue claro: "Cuba no irá a buscar inversión extranjera a Miami. La ley no lo prohíbe, la política no lo promueve".

La única palanca posible, considerando que Cuba no cuenta con ahorros para invertir ni recibe préstamos del FMI o el Banco Mundial, es una Inversión Extranjera Directa del orden de los 2.500 millones anuales

El crecimiento económico cubano, salvo en el 2015 (tras el anuncio del deshielo con Estados Unidos), ha sido en los últimos cuatro años inferior al 2%. Economistas oficialistas y no oficialistas han venido advirtiendo que para salir de la crisis y alcanzar un nivel de desarrollo sostenible se necesitan crecimientos anuales del 5% al 7%. La única palanca posible, considerando que Cuba no cuenta con ahorros para invertir ni recibe préstamos del FMI o el Banco Mundial, es una Inversión Extranjera Directa del orden de los 2.500 millones anuales.

Sin embargo, cuando bajo el Gobierno de Barack Obama se produjo la arribazón de empresarios estadounidenses a la Isla en busca de negocios, La Habana, convencida de que la bonanza duraría, se dio el lujo de rechazar a la mayoría y aprobar un puñado de proyectos de poca envergadura, usando criterios ideológicos y dilatando el proceso. Preguntada al respecto entonces, una viceministra de inversiones dijo tajantemente que el país no estaba en venta.

El Gobierno también desestimó el reclamo de las empresas extranjeras de poder contratar directamente a los trabajadores, en lugar de depender de agencias empleadoras locales que retienen el 90% de sus salarios. Además envió a la cárcel con confiscación de bienes a hombres de negocios canadienses y británicos. Como resultado de toda esta política, el esperado despegue de la inversión extranjera nunca se produjo. En 2017 alcanzó apenas 500 millones de dólares.

Ahora los mandamases comunistas despiertan del dulce sueño del período Obama y viven la pesadilla de una administración Trump que les ha ido apretando las clavijas en materia económica, como represalia por el secuestro cubano de Venezuela: límites a las remesas, fin de los cruceros y el turismo americano disfrazado. Y nuevas reclamaciones por tráfico de propiedades confiscadas, que inevitablemente frenarán todavía más la llegada de capital foráneo.

para los cubanos exiliados el dilema es moral: ¿Sacarle las castañas del fuego al régimen que les robó o les discriminó, y aún sigue discriminando a sus hermanos en la Isla?

Como en la crisis de los 90, cuando los dólares de los exiliados ─autorizados a la carrera a circular ─ le salvaron el juego, la cúpula comunista vuelve a recurrir a los que se fueron como un urgente plato de segunda mesa. Sí, es cierto; como dijo un asesor económico de Ronald Reagan en el banquete mundial de las inversiones: "Cuba es un platico poco apetitoso que solo podría interesar realmente a inversores cubanos". Pero al margen de otros defectos, la ley bajo la que se llama ahora a invertir a los emigrados mete espada entre unos cubanos y otros.

Un isleño comentó al pie del tuit de Malmierca: "A ver si entiendo, si tienes dólares fuera de Cuba puedes invertir con la gracia de la Ley de Inversión Extranjera? Si los tienes aquí, solo trabajo por cuenta propia..?? No sé si puede ver el dilema. Espero que sí"....

Seguro que sí, y para los cubanos exiliados el dilema es moral: ¿Sacarle las castañas del fuego al régimen que les robó o les discriminó, y aún sigue discriminando a sus hermanos en la Isla? A otro perro con ese hueso.

14 Y MEDIO

Última actualización el Miércoles, 26 de Junio de 2019 04:09
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 5 de 333

DESCENTRALIZACIÓN, SECTOR PRIVADO, DISCU

Indicado en la materia

Por JORGE IGNACIO GUILLÉN MARTÍNEZ.-  El llamado proceso de actualización del modelo económico cubano, como ya es habitual, ha entrado en una nueva fase de profundas contradicciones entre el discurso y ...

Cuba: ¿reforma o violencia?

Indicado en la materia

Por JUAN ANTONIO BLANCO.-  Desde que empezó el año 2019 las autoridades cubanas tuvieron que enfrentar decenas de protestas de naturaleza económica y social a lo largo de todo el territorio y en...

Fernando Rojas y la telenovela de la fam

Indicado en la materia

La hija de Rojas y la imagen del "enemigo" Por ANTONIO JOSÉ PONTE.-  Las redes sociales han hecho posible que la hija de un viceministro del régimen cubano alardee de su es...

El Foro de Sao Paulo y el Antiyanquismo

Indicado en la materia

Por CARLOS A. MONTANER.- Se confirmó otra vez el axioma: “Los ladrones roban en todas las oportunidades que se presentan, aunque las víctimas sea muy pobres”. La fiesta fue en Caracas de...

Un grave problema socialista: Jerarquiza

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  No hay un solo postulado socialista de como producir bienes y servicios. Se basan en preceptos de tipo hipócritamente “moral” para, por la fuerza, obligar a las ...

Por qué fracasan las conversaciones Madu

Indicado en la materia

  Por Jorge Hernández Fonseca.-  En la Venezuela de hoy, hay dos posibilidades: 1) Negociar con Cuba. EUA, el Grupo de Lima y Europa negociar con la Habana. 2) Organizar una fuerza ...

La mano de Cuba en las conversaciones ve

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Ha...