Que coordina Corea del Norte con la Cuba castrista? Raúl Castro y Díaz-Canel repasan relaciones con

El líder del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), el dictador ...

Brasil: Roces entre Jair Bolsonaro y su ministro de Economía por la reforma jubilatoria

Los choques internos en el gabinete de Jair Bolsonaro mostraron un nuevo capítulo ...

Chavismo crudo: Violento motín en una cárcel de Venezuela: 30 presos muertos

Por lo menos 30 reclusos murieron y 18 guardiacárceles resultaron heridos en un ...

Donald Trump envía otros 1.500 militares a Oriente Medio por la tensión con Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes que ha ...

"EUA cumprem promessa de Trump a Bolsonaro e apoiam Brasil em ‘clube dos ricos'

"O governo dos Estados Unidos cumpriu nesta quinta-feira (23) a promessa feita ...

Cuba


¿Desde cuándo y hasta cuándo Cuba incumplirá la producción de azúcar? PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Martes, 09 de Abril de 2019 03:57

Por DIMAS CASTELLANOS.- 

Producir 1.700.000 toneladas de azúcar y hacerlo con eficiencia es el objetivo declarado de la actual zafra azucarera. Lo optimo —explicó el presidente del grupo empresarial AZCUBA— es arrancar el 1 de noviembre y terminar el 10 de abril.

El 25 de octubre de 2018, el segundo secretario del Partido Comunista (PCC), José Ramón Machado Ventura, dijo: "Habrá que moler toda la caña posible, en cifras estimadas superiores a la anterior contienda". El 2 diciembre planteó: "La actual zafra azucarera tiene que ser mejor que la anterior, porque el país lo necesita...". Y al día siguiente enfatizó: "Hacer una buena zafra es cuestión de sí o sí, no hay más opciones".

Todo quedó listo para la "victoria": el compromiso y la consigna.

El 1 de noviembre se inauguró la molienda en el central Argeo Martínez, de Guantánamo. El 31 de diciembre, al concluir la llamada zafra chica, se habían producido 250.000 toneladas y diez de las 15 provincias rebasaron sus cálculos. "El resultado —dijo el comunicador institucional de AZCUBA— tiene un sabor más dulce por la implantación de un récord para la etapa".

El augurio se esfumó. El 28 de febrero hubo que reprogramar el plan. Se paralizaron centrales ineficientes, se reordenó la vinculación en la entrega de caña entre ingenios y provincias y se reforzaron los controles en los centrales. Entrado el mes de marzo, el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés Mesa, tuvo que pedir un aporte adicional a los azucareros de Cienfuegos: "Es necesario ese extra, pues se registran complicaciones técnicas en el extremo oriental del país".

Ante la inminencia del incumplimiento y el peligro de extender la zafra hasta el mes de mayo, Machado Ventura dijo en Sancti Spíritus: "Aquí no se puede contar con mayo", y explicó que a pesar de lo tensa de la situación, esa provincia podía cumplir su plan de azúcar, aunque aclaró: no el original, pero si el reprogramado.

En el encuentro de los primeros secretarios de los comités provinciales y municipales del PCC y los presidentes provinciales y municipales del Poder Popular, los días 11 y 12 de marzo, elpresidente de AZCUBA informó: "hasta la fecha se ha molido menos caña de la que se planificó y el plan se cumple al 82%". Entre las causas señaló roturas e interrupciones, retraso en la llegada de piezas de repuesto y neumáticos, ineficiencia y lluvia en algunas regiones del país.

El 20 de marzo, en un encuentro para evaluar la marcha de la zafra, el presidente Miguel Díaz-Canel dijo: "se debe trabajar para aprovechar al máximo el rendimiento en lo que resta de marzo y el mes de abril […] No se puede perder ni un día".

El incumplimiento tendrá un impacto. Cualquier reducción en las 920.000 toneladas destinadas a la exportación afectará las menguadas importaciones. Por tanto, la escasez actual de productos que provienen del exterior se agudizará.

Una mirada retrospectiva muestra que:

  • En el siglo XVII el azúcar ocupaba el primer lugar en el valor total de las transacciones comerciales. A fines del siglo XIX se producía un millón de toneladas, seis millones en 1948 y 7,13 millones en 1952.
  • En 1970 se intentó producir 10 millones de toneladas. La consigna "ni una libra menos", se convirtió en 1,5 millones menos. En el año 2001 la producción bajó hasta 3,5 millones. Entonces se designó a un general al frente del Ministerio del Azúcar. Sin embargo, la zafra 2002-2003 solo alcanzó 2,1 millones de toneladas, la de 2004-2005, 1,3 millones y la de 2009-2010 tocó fondo: 1,1 millón de toneladas: la peor de los últimos 100 años.
  • En 2011 el Ministerio y el general fueron sustituidos por AZCUBA. Se proyectó un crecimiento anual del 15%, para alcanzar 2,4 millones de toneladas en 2015.
  • La zafra 2011-2012 se incumplió. La de 2012-2013 planificada para 1,7 millones de toneladas, no se logró. La de 2013-2014, anunciada como la mejor de la última década tampoco se logró, con lo cual el proyecto de 2,4 millones para 2015 se fue a bolina. Igual suerte corrieron las zafras de 2016-2017 y la de 2017-2018, que por los fenómenos climatológicos regresó a algo más de un millón de toneladas.

Los factores climatológicos, la deteriorada maquinaria industrial y agrícola, la incontrolable corrupción y la incapacidad de jefes y administradores conspiran contra la producción azucarera. Sin embargo, las principales causas del fracaso sostenido —la subordinación de la economía a la ideología, la actual estructura de la propiedad, la falta de autonomía de los productores y los bajos salarios, cuya raíz es la economía estatizada y planificada— han sido refrendadas en la Constituciónque entrará en vigor el próximo 10 de abril.

DIARIO DE CUBA

Última actualización el Miércoles, 17 de Abril de 2019 04:25
 
"Lograron juntar a todos los 'despreciables' en un campo de concentración" PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Viernes, 05 de Abril de 2019 03:56

Pablo Milanés habla de su paso por los campos de las UMAP en los años 60 en este documental de Pin Vilar. (14ymedio)

Por LUZ ESCOBAR.-

"Estoy esperando que alguien un día le dé una disculpa a Pablo (Milanés) y a otras personas (...por las UMAP)". La frase, del recientemente fallecido Sergio Vitier, forma parte del documental Pablo Milanés, que aborda,entre otros temas, el tiempo que el cantautor pasó durante los años 60 en los campos de trabajo forzado conocidos como Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP).

La película se proyectó ayer en el cine 23 y 12 de La Habana en una sala con gran cantidad de público, pese al incómodo horario, un miércoles a las 3 de la tarde. En la presentación especial del documental, en el contexto de la 18 Muestra Joven ICAIC, estuvo presente su director, Juan Pin Vilar, que dio las gracias a los programadores por la ardua tarea realizada para exhibir el film.

La única proyección anterior en Cuba se produjo durante el Festival de cine de Gibara, donde resultó premiado

La única proyección anterior en Cuba se produjo durante el Festival de cine de Gibara, donde resultó premiado. "Nosotros lo hicimos [el documental] porque hay que pedirle disculpas a las víctimas alguna vez. Lo hicimos pensando siempre en el que la pasó mal allí, no en el que los llevó allí, y creíamos nuestro deber contarlo", explicó el autor a 14ymedio.

Durante casi una hora de metraje la película alterna entrevistas de artistas y familiares cercanos al músico con materiales de archivo seleccionados para ubicar en la época a los espectadores. Los testimonios dan fe de la fortaleza de Milanés a la hora de enfrentar los difíciles tiempos que llegaron con el año 1966, así como del talento del reconocido artista.

Pablo Milanés señala que en aquellos tiempos en Cuba "se estaba operando con cierto orden represivo (sic.)" que no le gustaba y ante el que expresaba sus críticas.

El artista rememora el día en que recibió un telegrama en el que lo convocaban a cumplir con el Servicio Militar, aunque en realidad había sido elegido para ir "a un campo de concentración" ubicado en otra provincia. "Aquello fue brutal para un muchacho de 23 años, aquello fue brutal", sentencia.

No tuvo tiempo de despedirse de su madre ni de su esposa. Había guardias con bayonetas alrededor de los ómnibus que los transportaban a los campos de trabajo forzado.

No tuvo tiempo de despedirse de su madre ni de su esposa. Había guardias con bayonetas alrededor de los ómnibus que los transportaban a los campos de trabajo forzado

Aunque su deseo era seguir con la música, Milanés reconoce que al principio se sintió feliz y satisfecho de ir a cumplir con su deber, pero con el paso de los días, al darse cuenta de dónde estaba, pensó se trataba de un error.

A lo largo del metraje Milanés repasa momentos como la llegada de presos comunes al campo y la preocupación que les causó o de su fuga con el dinero recaudado en un recital para los reclusos.

"Sí, me fugué. Me fugué porque estábamos esperando noticias de que iba a haber una reunión y se iba a determinar que aquello había sido un error. Ya había escándalos en la ONU, los U2, los aviones espías ya habían tomado fotos de los campamentos y lo único que hicieron fue, en vez de 23 pelos de alambre, bajaron a 14 pelos nada más" (la cerca perimetral).

En ese momento, en el documental irrumpe la voz de Milanés cantando un verso que ahora cobra sentido: "14 pelos y un día me separan de mi amada, 14 pelos y un día me separan de mi madre y ahora sé a quién voy a querer".

"Al fin me entregué porque mi madre tenía una angustia que se iba a morir porque yo era un fugitivo. Me presenté ante el comandante Almeida, que era primo segundo mío, y no entendió nada. Me dijo: 'Yo soy el jefe porque Raúl está pasando un curso en la Unión Soviética, y aunque tu seas mi pariente no puedo hacer nada por ti'".

El viaje "fue un desfile horrendo" porque el tren paró de día, en el centro de la ciudad, y desde ahí hasta el campamento fueron a pie. "Todo el mundo gritándonos cosas por el camino"

Después fue enviado a la prisión de La Cabaña donde estuvo un tiempo corto y, desde ahí, a un "campamento de fugados" en Camaguey. El viaje "fue un desfile horrendo" porque el tren paró de día, en el centro de la ciudad, y desde ahí hasta el campamento fueron a pie. "Todo el mundo gritándonos cosas por el camino, y yo encima estaba cojo porque me había desgarrado un pie".

Sin embargo, entre sus memorias destaca a un colectivo al que considera el más maltratado. "En realidad los que la pasaban peor eran los homesexuales, peor aún. Una tarde se aparecieron camiones con una lista, unos oficiales nombrando gente en una operación relámpago. Eso ocurrió en todos los campos de Camagüey la misma tarde, cronometrado, los cogieron a todos y los llevaron para guetos, se puede decir", recuerda.

Pasadas ya varias décadas de aquel episodio lamentable que el Gobierno nunca ha reconocido en su real dimensión, Milanés califica los hechos de macabros. "Lograron juntar a todos los que consideraban despreciables en un campo de concentración". En su caso personal por sus opiniones sobre la Revolución. "Era lo bastante liberal para decirlo donde quiera que lo estimara".

En el documental se escucha también la voz de Marta Valdés, compositora e intérprete, que recuerda que en aquel momento había "una tendencia espantosa" a abordar temas políticos en la música, a lo que muchos se resistían.

Pin Vilar pidió disculpas en su nombre y alentó al público antes de apagar las luces. "Espero que lo disfruten porque no les puedo garantizar que se ponga otra vez"

"Ha habido gente muy bruta", dice Sergio Vitier. Y el público ríe.

Pablo Milanés no pudo estar ayer en la proyección. Pin Vilar pidió disculpas en su nombre y alentó al público antes de apagar las luces. "Espero que lo disfruten porque no les puedo garantizar que se ponga otra vez".

Al día de hoy, Pablo Milanés ve las cosas desde otra óptica. "A medida que va pasando el tiempo tu vas cogiendo una sabiduría propia que te permite vivir y sobrevivir, pero no cambias el mundo, que es lo que tú pensabas cuando joven. (...) Ya eres más escéptico y no cambias nada, simplemente sobrevives y haces lo que sabes hacer".

Cuando la pantalla se queda oscura y en silencio un minuto de aplauso cerrado acompaña a los créditos del documental.

14 Y MEDIO

Última actualización el Sábado, 13 de Abril de 2019 02:55
 
2019, El problema venezolano: Cuba “empuja pero no se da golpes” PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 31 de Marzo de 2019 23:42

Por Jorge Hernández Fonseca.- 

En las condiciones actuales, no es difícil percatarse que re-direccionando los golpes (militares, sanciones, conversaciones bajo la mesa, etc.) asestarlos contra la Cuba castrista, porque resultaría en un dividendo mayor, ya que el esfuerzo contra Cuba sería mucho menor que contra Venezuela.

Resultado de imagem para raul castro maduro daniel ortega

El éxito de los golpes contra el poder castrista redundaría además en un triunfo triple, pues implicaría muy probablemente en la liberación simultánea --y muy deseable-- de Cuba, Venezuela y Nicaragua. No sería descabellado re-direccionar las acciones contra “la base” de todo: Cuba, que hoy es tan, o más débil que Venezuela y sostiene todo el andamiaje.

Última actualización el Jueves, 11 de Abril de 2019 13:56
 
El desenlace venezolano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 31 de Marzo de 2019 14:27

Guaidó fue recibido por una multitud en el aeropuerto y por representantes de la comunidad internacional tras una gira por varios países de Suramérica. (EFE/ Rafael Hernández)

Por CARLOS A. MONTANER.-

Estados Unidos no intervendrá militarmente en Venezuela. Una cosa es amagar y otra muy diferente desembarcar tropas. El país tendría que sentirse en peligro y eso hoy no sucede. Lo ha explicado brillantemente el profesor Frank Mora, ex subsecretario de Defensa del Hemisferio Occidental de la Administración de Obama. Lo han dicho, incluso con pesar, varios analistas bien informados como Andrés Oppenheimer y Jorge Riopedre.

En 1965 Estados Unidos intervino en República Dominicana, en medio de una batalla entre facciones de izquierda y derecha, porque el presidente Johnson, dentro de los esquemas de la Guerra Fría, quiso evitar que surgiera una segunda Cuba en el Caribe. Bastantes dolores de cabeza le daba la primera. Johnson, incluso, vivió y murió convencido de que el Comandante había matado a Kennedy y lo había hecho a él presidente. Finalmente, consiguió armar una operación con otros países de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Los más feroces fueron los soldados brasileños.

En 1965 EE UU intervino en República Dominicana para evitar que surgiera una segunda Cuba en el Caribe

En 1983 le tocó el turno a la pequeña isla de Granada en el Caribe. Reagan se aprovechó de un absurdo y cruento golpe dado por Bernard Coard y el general Hudson Austin contra Maurice Bishop. Fue un golpe ultra comunista contra el hombre de La Habana. Lo fusilaron junto a nueve de sus colaboradores cercanos, incluida su amante. El pretexto de Washington para intervenir fue la protección de unos cuantos centenares de estudiantes estadounidenses que allí seguían la carrera de medicina. Arroparon la operación con la petición de otras dos islas caribeñas.

En diciembre de 1989, Bush (padre) invadió Panamá. El general Noriega, hombre fuerte del país, estaba enloquecido. Confiaba en que sus previos servicios a la CIA lo protegerían. Entonces se decía que Noriega "no se vendía". Se alquilaba por periodos breves al mejor postor. Sus partidarios habían matado a un soldado norteamericano y habían violado a la mujer de un oficial con total impunidad.

La disyuntiva de Bush era abandonar Panamá, o intervenir. Decidió lo segundo. Era una narcodictadura y eso bastaba

La disyuntiva de Bush era abandonar Panamá, incluso las bases famosas, o intervenir. Decidió lo segundo y no se detuvo siquiera a buscar un pretexto o agregar aliados. Era una narcodictadura y eso bastaba. Hasta 72 horas antes de iniciada la invasión trataron de convencer al general de que se fuera con su fortuna (200 millones de dólares) a España para evitar la invasión. Noriega no lo creyó y murió encarcelado casi tres décadas más tarde.

Nicolás Maduro provoca el mayor de los rechazos. Por ahora, se trata de liquidarlo utilizando las sanciones y la guerra psicológica. Donald Trump repite como un mantra que "todas" las opciones están sobre la mesa. Eso incluye la guerra frontal, pero la lógica y la observación indican lo contrario.

Trump es un aislacionista. Es un frío "hombre de negocios". No cree que Estados Unidos es la cabeza de Occidente, de donde se derivan responsabilidades especiales. No es el único que piensa de ese modo. Kissinger, a su manera, sostiene lo mismo. Trump preside una nación con intereses, esencialmente económicos. Esa visión lo lleva a enfrentarse en el tema de los aranceles a sus aliados de Europa, o a Canadá y México, y a menospreciar la OTAN, quintaesencia del "globalismo" que tanto lo mortifica.

Trump es un aislacionista. Difícilmente pase de las sanciones a una guerra abierta para desalojar del poder a Maduro y a sus 40 ladrones

Le gustaría que Venezuela tuviera un comportamiento democrático y sensato. Por eso respalda a Juan Guaidó y recibe en la Casa Blanca a su esposa, Fabiana Rosales, pero difícilmente pase de las sanciones y el apoyo político y diplomático a una guerra abierta para desalojar del poder a Maduro y a sus 40 ladrones.

Destruir el aparato militar de Venezuela es fácil. A una nación como Estado Unidos le tomaría pocas horas hacerlo desde el aire y el mar con armas convencionales. Tiene el arsenal y la cuenta bancaria que se necesita. Pero ocupar una nación grande (el triple de Alemania), enfrentarse a las bandas armadas, celebrar elecciones y crear una policía capaz de sostener la autoridad, es una tarea que puede durar un par de años y Trump no está dispuesto a llevarla a cabo.

Sin embargo, ninguna persona informada tiene duda de que Maduro y su pandilla han creado un narcoestado, aliado a Irán y a los terroristas del Medio Oriente, dirigido por Cuba, militarmente asistido por Rusia, que constituye un grave peligro para sus vecinos y, a medio plazo, para Estados Unidos, especialmente desde que Moscú ha hecho acto de presencia en el conflicto con un centenar de militares y abundante armamento.

Lo más indicado es dividirse las funciones. Estados Unidos destruiría las instalaciones militares del narcoestado. Después entrarían los países del Grupo de Lima

Si las sanciones y la guerra psicológica no logran su cometido, lo más indicado es dividirse las funciones. Estados Unidos destruiría las instalaciones militares del narcoestado y con sus misiles y drones haría rodar las cabezas de los jefes. Después de la demolición entrarían los países del Grupo de Lima, encabezados por Brasil y Colombia, los más afectados, pero con el concurso de Chile, Argentina, Perú y Paraguay. Ocuparían el territorio, invocando la cláusula democrática, y organizarían las condiciones del retorno a la democracia y la restauración de la economía bajo la dirección de Luis Almagro y la participación de la OEA.

Ese duro desenlace tiene en contra la escasa tradición latinoamericana de forjar una política exterior activa, aunque exista "el deber de proteger" invocado por el ex diplomático Diego Arria. Si las democracias hispanoamericanas no lo hacen, seguramente la incapacidad del régimen de Maduro provocará una hambruna terrible en la que morirán dos o tres millones de personas, presumiblemente niños y ancianos desvalidos.

En cualquier caso, se trata del mínimo instinto de conservación que deben tener las naciones. Peligran los frágiles países de la zona como consecuencia de la "bomba demográfica" que estallará. Entre siete y diez millones de venezolanos abandonarán en poco tiempo el país, casi todos rumbo a América Latina. Sencillamente, las democracias sudamericanas no pueden convivir con una pandilla de maleantes en el vecindario. Tienen que erradicarla porque en ello acaso les va la vida.

14 Y MEDIO

Última actualización el Martes, 09 de Abril de 2019 04:11
 
La confesión de un tirano PDF Imprimir E-mail
Escrito por Indicado en la materia   
Domingo, 31 de Marzo de 2019 14:22

Resultado de imagen para fidel castro bravo

Por ERNESTO SANTANA.-

En 1999, durante la visita a Cuba de George Ryan, gobernador de Illinois, Fidel Castro dio una conferencia de prensa en el Aula Magna de la Universidad de La Habana ante decenas de periodistas. Ni yo mismo me creía estar colado allí gracias a acompañar al equipo de Telemundo Chicago como guía y como auxiliar del camarógrafo. Entre los periodistas que cubrían la visita del gobernador estaba Alejandro Escalona, ganador en 2014 del premio Studs Terkel.

De modo inusual, al final de la conferencia, Castro se dejó rodear por los periodistas, que lo interrogaron sobre mil cosas, pero el protagonismo se lo llevó el editor de Éxito desde que le preguntó por qué no realizaba un plebiscito como había hecho Pinochet, a lo que el Comandante replicó, picado: "Usted está haciendo comparaciones que no tienen nada en común".

Jorge Ramos -el periodista de Univisión que recientemente sacó de quicio a Nicolás Maduro y que comparte estirpe de valiente entrevistador con Escalona- al parecer estaba allí y poco después relató lo ocurrido en un artículo. Quizás la memoria me engañe y hoy mi descripción no concuerde con la suya en algún punto sin importancia, pero nunca olvidaré aquella pregunta como un disparo: "Si el pueblo tiene el poder, ¿por qué no deja ya la presidencia?"

Entonces se escuchó aquello, como una bomba, ante las cámaras de medio mundo: "¡Porque no me da la gana!" Poco después, el Comandante salió del local para retirarse, pero no habían pasado dos minutos cuando, ya nosotros en plena recogida, vino apurado un escolta preguntando por "el mexicano" y se fue con Escalona, al que siguieron, por supuesto, todos los periodistas.

Fidel Castro había comprendido su descomunal error. Le había revelado a la audiencia internacional que, en efecto, era un déspota y gobernaba "hasta que me dé la gana"

Fidel Castro había comprendido su descomunal error. Le había revelado a la audiencia internacional que, en efecto, era un déspota y gobernaba "hasta que me dé la gana", pero había que reparar el daño. Junto a la puerta abierta de uno de sus Mercedes Benz negros, en medio del enjambre de guardias y reporteros, apuntado por las cámaras y los micrófonos, desplegó sus habilidades de actor, dio las explicaciones de siempre y le puso una cara muy amable a su interrogador.

Que ya no tuvo que decir nada más. Escalona había logrado lo que todo entrevistador persigue y muy pocas veces logra: que se revele la esencia de su entrevistado: que se haga visible la verdad. El propio Ramos cuenta en su artículo que en 1991, en México, en un breve encuentro con el dictador, le había preguntado también por un plebiscito, pero solo consiguió un codazo de un guardaespaldas que lo arrojó sobre el césped.

Alejandro Escalona se ha encontrado con muchas figuras importantes y siempre -atestiguan los que lo conocen bien-, como practicante del mejor periodismo norteamericano de la transparencia y seguidor del maestro Studs Terkel, ha perseguido la objetividad de la información, pero seguramente aquella vez de 1999 fue una de las que se sintió más realizado como periodista y más identificado con su misión profesional.

14 Y MEDIO

Última actualización el Miércoles, 10 de Abril de 2019 00:40
 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 5 de 324

La mano de Cuba en las conversaciones ve

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Desde las fallidas negociaciones de la oposición venezolana con altos mandos de la dictadura madurista, ya se vio más o menos claro que los planes de la Ha...

La crisis cubana y el ciclo de la sobrev

Indicado en la materia

Por YOANI SÁNCHEZ.- Desde un balcón la mujer ve llegar el camión refrigerado que abastece a la tienda de la esquina. No pierde un segundo y grita: "¡Maricusa, llegó el pollo!". En...

La otra cara de la heredera: ¿Quién es e

Indicado en la materia

Por  TANIA DÍAZ CASTRO.-  Acostumbrados como estamos los cubanos a vivir bajo el manto tenebroso de una dictadura castrista, en la que se ha usado tanto la mentira o el silencio po...

El fallido modelo económico cubano

Indicado en la materia

Por DIMAS CASTELLANOS.-  El hecho La inviabilidad histórica de la economía centralizada se confirma una vez más con la incapacidad demostrada del modelo cubano. Las subvenciones soviéticas —65.000 millones de dólares en 30 años—, tr...

El fracaso del alzamiento en Venezuela y

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Cuba sale de esta crisis siendo la principal ganadora, sin que necesariamente tenga que dejar sus intereses de lado (petróleo) siempre que, durante las negociaciones para retirar to...

La rebelión del 30 de Abril en Venezuela

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Los cubanos sabemos que la principal arma de los servicios secretos de la isla es la infiltración en las huestes enemigas. Por otro lado, es la contrainteligencia cu...

Cuba, Venezuela y Nicaragua 2019: Libert

Indicado en la materia

Por Jorge Hernández Fonseca.-  Se ha configurado una trilogía “del mal” triangulando a Cuba, Venezuela y Nicaragua como los países donde es necesario actuar democráticamente. El heroísmo de los pueblos nicaragüense y ...